La triste historia de Mary Ann Bevan, “La mujer más fea del mundo”

La triste historia de esta mujer se remonta a principios del siglo XX, cuando se vio obligada a exponerse como un “fenómeno” de circo, para ganar dinero.

Todo a raíz de la necesidad de alimentar a sus hijos. A continuación, te contamos sobre su rara enfermedad y como llegó a ese punto de su vida:

Mary Ann Bevan nació en las afueras de Londres, y era una mujer muy atractiva:

Mary Ann nació en diciembre de 1874, y según describen algunos historiadores, la mujer era consideraba atractiva.

Ella y sus hermanos vivieron una infancia normal, y al crecer, Mary Ann se graduó como enfermera (1903).


A los 29 años se casó con un agricultor, con quien tuvo 4 hijos:

Su esposo, Thomas Bevan, era un agricultor del condado de Kent, y se casaron en 1903.

Fruto de ese matrimonio, la pareja tuvo 2 hijos y 2 hijas. Para ese momento, Mary Ann comenzó a tener ciertos síntomas de una extraña enfermedad que la aquejaba.


Lamentablemente, Thomas falleció 11 años después, y dejó a Mary Ann en una desesperada situación:

Thomas falleció de manera repentina en 1914, y siendo este la principal fuente de dinero, Mary Ann se vio en la gran necesidad de conseguir dinero para alimentar a sus hijos.

Su sueldo como enfermera no era suficiente para mantenerse a ella y a sus hijos.


Mary comenzó a sufrir fuertes dolores musculares y articulares, pues una extraña enfermedad la estaba atacando:

Los dolores de cabeza le eran insoportables, por lo que, al acudir por ayuda médica, fue diagnosticada con acromegalia.

Este es un trastorno caracterizado por la sobreproducción de hormonas del crecimiento, les sucede a las personas adultas, cuyas placas de crecimiento ya cerraron, y es considerada una de las afecciones hipofisarias más raras.


Mary Ann sufrió mucho dolor mientras su cuerpo crecía sin control:

El síntoma inicial suele ser el agrandamiento de manos y pies. Los huesos del rostro, como la frente, mandíbula y nariz también suelen crecer.

Mary Ann sufrió de fuertes dolores en las articulaciones, a medida que sus huesos crecían sin control, y le deformaban el cuerpo.

Otros síntomas incluyen piel más gruesa, voz más grave, dolores de cabeza y problemas de visión. También apnea del sueño, enfermedades cardiovasculares y renales, entre otros.


Su apariencia no le permitía encontrar trabajo:

Producto de este crecimiento anormal, su rostro cambió, su mandíbula inferior y su nariz crecieron desproporcionadamente, dándole un mal aspecto.

Debido a Mary Ann era enfermera, su aspecto no era del todo agradable para sus pacientes, quienes se asustaban al ver sus manos agrandadas, y su rostro deformado.


Mary Ann decidió participar del concurso "La mujer más hogareña":

Mary Ann vio un anuncio en el periódico. Este decía que se buscaba a la “mujer más hogareña”, la mujer vio una oportunidad de generar dinero para alimentar a sus hijos.

La mujer ganó el concurso, venciendo a otras 250 mujeres que se habían presentado para ganar este título, y llamó la atención de un hombre que le ofreció ser parte de un “espectáculo de fenómenos”.


La mujer siguió una carrera como "atracción de circo" y era llamada "La mujer más fea del mundo":

Mary Ann fue invitada a participar como atracción secundaria, al parque de diversiones Dreamland de Coney Island.

Incluso soportó la humillación, sonriendo al público y ofreciendo postales de su foto que titulaban “La mujer más fea del mundo”, para generar dinero extra para la educación y alimentación de sus hijos.

Al parecer, Mary Ann encontró el amor allí, y ganó lo suficiente para mantener a sus hijos, e incluso enviarlos a escuelas privadas. Falleció a los 59 años.


En el 2000, un médico protestó contra un fabricante, que usó su imagen para hacer una tarjeta de felicitación burlesca:

La tarjeta vendida en tiendas de todo Reino Unido y producidas por Hallmark Cards, mostraba fotografías en primer plano de Mary Ann en una burla sobre “las citas a ciegas”.

Un doctor decidió emprender una queja sobre esto, pues denunciaba a Hallmark de ser insensible contra Mary Ann y otras personas que sufren esta enfermedad.