11 Características que son transmitidas genéticamente gracias a nuestros padres

Aún no se puede decir con exactitud hasta qué punto los genes influyen en las personas y de qué manera influye el medio ambiente y su entorno en la personalidad.

Pero existen características de apariencia y carácter que nuestros padres nos transmitieron con sus semillitas y que no podremos rechazar jamás:

1. Miopía y otras condiciones de la vista:

La miopía se puede transmitir de generación en generación.

En general los hijos de padres miopes están más predispuestos a desarrollarla que otras personas.


2. Longevidad:

Un estudio financiado en el Reino Unido apunta que el riesgo de morir por una enfermedad cardiaca es un 20 % menor por cada década de más, que viven los padres cumplidos los setenta años.

Siendo esta una de las principales enfermedades de afectación que tienen las personas mayores.

La longevidad también es dependiente de la raza y de los factores de alimentación.


3. "El gen de la impulsividad":

Los hijos de padres impulsivos tendrán más predisposición a adoptar esta conducta.

Está claro que el entorno también será parte importante para adquirir esta característica, pero el componente genético está presente según la científica Bevilakva.

Bevilakva encontró varios alelos de diferentes genes que pueden afectar la impulsividad en una persona.


4. Sobrepeso:

Más de 75 genes o grupos genéticos que afectan la obesidad han sido ahora identificados, incluyendo el FTO.

Estos tienen un efecto poderoso sobre nuestros hábitos alimenticios y cuán fácilmente acumulamos grasa, estos pueden también afectar nuestro metabolismo y apetito de varias maneras.


5. Agresividad y mal humor:

El “gen guerrero” hace que una persona esté más predispuesta a la agresión, y/o al riesgo.

Este gen provoca que las personas sean más sensibles a sus propios intereses, haciéndolos más arriesgados y agresivos a conseguir lo que buscan, en algunos casos provocando agresividad por la competitividad.


6. "Genes de alta montaña":

Los genes evolucionados en poblaciones que viven en zonas de altitud, les permiten procesar el oxígeno de una forma distinta a la población de zonas planas.

Un ejemplo claro, está en los pobladores del Tibet, que viven en un promedio de 4,900 metros sobre el nivel del mar, y a quienes encontraron 10 genes evolucionados para la resistencia a estas características.


7. Problemas con el sueño:

La hipersomnia (aumento del sueño durante el día) y el insomnio o la parasomnia, se encuentran en nuestros genes.

Está claro que factores como el estrés o la ansiedad pueden causarlos, pero solo eventualmente. Cuando es hereditario, es algo que te acompañará durante toda la vida.


8. Clinodactilia:

La clinodactilia es una condición congénita bastante común que provoca la curvatura de un dedo de la mano o del pie.

Usualmente el meñique hacia el anular y es muy identificable entre los miembros de la familia.


9. Lóbulos de la oreja:

Existen dos tipos de lóbulos de la oreja, adherido o libre.

Anteriormente se creía que era algo simple de heredar pero un estudio reveló que existen al menos 49 genes diferentes interactúan en la creación del lóbulo


10. Sudar excesivamente o poco:

Aunque aún no se ha determinado la ubicación exacta del gen responsable de esto, la sudoración constante, sin importar el clima o la actividad deportiva, proviene de tus padres.

Si no es así, este podría ser un problema médico y vale la pena que visites a un médico.


11. Estornudar por el reflejo de la luz brillante:

Aproximadamente el 20% de la población tiende a estornudar por una sensibilidad en la retina del ojo que se irrita cuando observan una luz brillante.

Esta condición es transmitida genéticamente según el genetista Nicholas Eriksson con una probabilidad del 50% de herencia.