10 Curiosidades sobre la ‘relación tóxica’ de la Princesa Diana y su madre

La historia de Frances Roche, madre de la princesa Diana, no suele ser mencionada en ninguna biopic de la realeza.

A continuación, te traemos algunos detalles sobre la madre de Lady D, y la razón por la que decidió abandonar a su hija cuando esta era solo una niña:

Los padres de Diana, Frances y John, fueron la pareja más envidiada de los 50s:

Frances Roche y John Spencer, se unieron en matrimonio en 1954, ambos eran conocidos por ser parte de los linajes más importantes y cercanos de la corona británica.

El matrimonio duró poco más de 12 años, y juntos tuvieron 5 hijos, aunque uno de ellos (quien nació 1 año antes que Diana) falleció a las 10 horas de nacido.


El escándalo invadió el matrimonio, luego de que Frances se fugara con un empresario australiano:

En 1967, Frances y Peter Shand Kydd, un millonario empresario australiano que también estaba casado, decidieron huir juntos, dejando todo atrás. La pareja se casó 2 años después, cuando ambos lograron terminar sus respectivos trámites de divorcio.

Diana relató al periodista Andrew Morton, que había visto a su padre, pegar a su madre:

“Estaba escondida detrás de la puerta y mamá estaba llorando. -narraba la princesa en los audios- Fue una infancia muy infeliz, siempre viendo a nuestra madre llorando. Recuerdo a mamá llorando muchísimo” continuó.


La madre de Frances, testificó en contra de su hija, para que John Spencer se quede con la tutela de sus hijos:

El escándalo provocó todo tipo de reacciones, y la abuela materna de Diana, Lady Fermoy, una mujer conocida por ser estricta, no dudó en testificar en contra de su hija en el juicio de tutela.

John Spencer ganó el mediático juicio, y se quedó a cargo de sus 4 hijos, en ese momento, Diana tenía tan solo 6 años.


Diana pasó su infancia siendo criada por niñeras, y con fugaces apariciones de su madre:

Las apariciones de Frances en la vida de sus hijos, y en especial en la vida de Diana, no fueron tan agradables, pues eran consideradas “intromisiones”.

Frances y Diana nunca tuvieron una buena relación, y esto fue empeorando a medida que Diana crecía. Diana también reveló que tanto su padre como su madre competían con regalos, pero que nunca fueron amorosos con ella.


Cuando Diana y Carlos se casaron, madre e hija dejaron de dirigirse la palabra por 4 años:

Diana nunca estuvo cerrada a tener una relación con su madre, Frances incluso fue invitada a la boda real, momento en el cual pretendían mejorar la relación, pero terminó ocurriendo todo lo contrario.

“Mi madre me decepcionó terriblemente con la boda (…). No paraba de llorar y decía que no podía con la presión”, le dijo a Andrew Morton, periodista que publicó un libro sobre la vida de la princesa.


Frances fue abandonada por su esposo, cuando este encontró una mujer mucho más joven:

En junio de 1988, después de casi 20 años de matrimonio, Peter dejó a Frances después de enamorarse de una mujer mucho más joven.

Frances culpó a Diana del divorcio, pues consideraba que la gran atención de los medios, tras el ascenso a la fama de la princesa, causaron estragos en su relación.


Diana invitó a su madre a unas vacaciones con sus hijos, en la isla de un millonario, pero volvieron a pelear:

Luego de que Frances fuera abandonada por su esposo, Diana la invitó a pasar unas vacaciones en familia, en la isla del millonario Richard Branson.

Al parecer, ninguna vacación era suficiente para que ambas lograran mantener una buena relación, pues Frances comenzó a hablar sobre la “culpabilidad” de Diana en su divorcio.


Luego de que Diana se divorciara, Frances llamó “p([email protected]” a Diana, por salir con hombres musulmanes:

La relación entre ambas se vio aún más fragmentada luego de que Diana se divorciara, y comenzara a salir con otros hombres.

“Ella dijo: ‘Eso es lo que eres. He criado a una [email protected], pr0st1tuyéndos3 por la ciudad con hombres musulmanes. Deberías estar avergonzada.’ Diana sollozaba y decía: ‘Mamá, por favor, no me digas esas palabras. Por favor, no me llames así’ ella le rogó” relató Paul Burrel, mayordomo de la princesa.


Madre e hija no se dirigieron la palabra por años, antes de que Diana falleciera:

Luego de la terrible llamada telefónica, Diana juró no volver a dirigirle la palabra a su madre. Su ex mayordomo relató que Frances parecía estar en estado de ebriedad.

“Diana finalmente dijo: ‘Voy a colgar el teléfono y nunca volveré a hablar contigo’. Y eso es exactamente lo que ella hizo. Nunca volvió a hablar con su madre” concluyó Paul sobre el suceso.


Poco después Diana falleció, y Frances sentía la culpa de haber insultado a su hija poco antes de su deceso:

“Su madre tuvo que vivir con esa culpa después de la muerte de Diana”, dijo Burrell. “Ella vino a mí y me dijo:

‘Seguramente seré perdonada ahora, ¿no?’ Dije, ‘Sra. Shand Kydd, no puedo darte la absolución. No soy la persona adecuada para acudir”.


Frances llevó una vida de soledad, y se dedicó a la caridad:

Frances falleció en su casa de Escocia a los 68 años, el 3 de junio de 2004, tras sufrir Parkinson y un cáncer cerebral que la agobió por un tiempo.

Sus hijos, y los hijos de Diana, el príncipe Harry y Guillermo, asistieron a la ceremonia.