Las 8 demandas judiciales más ridículas de la historia [Parte 2]

Estados Unidos es un país donde puedes demandar por lo que sea, y existen altas probabilidades de que puedas salir ganando.

A continuación te presentamos una lista de las demandas más descabelladas que se hicieron ante la justicia.

1. Un hombre demandó a 'Red Bull' porque no le 'crecieron alas' como prometía su slogan

Todos recordamos el viejo slogan de “Redbull te da alas”, sin embargo, el estadounidense Benjamin Careathers demandó al gigante de las bebidas energéticas por publicidad falsa.

Careathers no sólo se quejaba de que Redbull no le dio alas, sino que tampoco estimulaba su rendimiento mental o físico y además descubrió que tenía menos cafeína que una taza de café.

Careathers logró un acuerdo millonario con Redbull y logró que la marca deje de usar su famoso slogan.


2. Un hombre demandó al Libro de Record Guinness por haberle dado el título del "Hombre que más demanda en el mundo"

El 8 de Enero del 2006, Jonathan Lee Riches entró al libro de Récord Guinness por haber presentando más de 2600 demandas a lo largo de su vida.

Riches era un recluso que recibía tratamiento para problemas mentales, por lo que la mayoría de sus demandas no prosperaron ante la justicia.


3. Una mujer demandó a Walmart por cobrarle 2 centavos de más

Un día, Mary Bach fue a un Walmart de Pensilvania a comprar un paquete de salchichas para la cena.

Las salchichas tenían un precio de $0.98 centavos, pero cuando le tocó pagar en la caja se dio cuenta que le habían cobrado $1 dólar. Bach hizo un reclamo y la tienda le devolvió sus $0,02 centavos

La semana siguiente, Bach volvió a comprar salchichas y el incidente volvió a suceder, sólo que esta vez decidió presentar una demanda civil contra Walmart.

Bach terminó ganando el litigio y recibió $100 dólares por daños y perjuicios más $80 dólares por gastos legales.


4. Pepsi se defendió de una demanda por un ratón descubierto en una lata y su explicación fue aún más perturbadora

En el 2012, Ronald Ball demandó a Pepsi argumentando que había encontrado una rata dentro de una de sus latas de ‘Mountain Dew’, bebida que comercializa Pepsi.

Sin embargo, Pepsi se defendió diciendo que esto era imposible, debido a que después de 30 días, una rata habría quedado disuelta dentro de la lata.

Pepsi ganó la demanda, pero ahuyentó a miles de clientes quienes empezaron a desconfiar de la acidez de la bebida, por ser capaz de disolver el cuerpo de una rata.


5. El político que demandó a Dios por enviar tantas catastrofes al mundo

En el 2007, el entonces senador Ernie Chambers dejó a la justicia estupefacta cuando presentó una demanda contra Dios.

Chambers confesó que estaba “harto” de las “nefastas catástrofes” en el mundo, por lo que había decidido acudir a la justicia estadounidense.

Chambers también confesó haber tratado de invocar al ‘demandado’, pero que este jamás le dio una respuesta.


6. El hombre que demandó a su cita por 'Whatsappear' en el cine mientras veían Guardianes de la Galaxia

En el 2017, Brandon Vezmar de 37 años demandó a una mujer que había invitado al cine para ver ‘Guardianes de la Galaxia Vol 2’.

Vezmar exigía que su cita le pague $17,31 dólares (el precio de ambas entradas), porque esta le había arruinado la experiencia, ya que se la había pasado enviando mensajes de Whatsapp durante toda la película.


7. El secuestrador que demandó a sus víctimas por escaparse

En el 2012, Jesse Dimmick era un fugitivo que huía de la policía y decidió esconderse en la casa de una pareja, secuestrarlos y hacer que lo oculten de la policía.

Cuando Dimmick se durmió, la pareja escapó y lo denunció a la policía.

Más tarde Dimmick demandó a la pareja por escaparse, ya que habían ‘incumplido el contrato verbal’ de esconderlo de la policía. Su demanda no fue admitida.


8. El hombre que demandó a Michael Jordan por parecerse demasiado a él

Allen Ray Heckard decidió demandar tanto a Michael Jordan como a la empresa ‘Nike’ por haber ‘arruinado su vida’.

Heckard acusaba a Jordan de parecerse demasiado a él, lo que le ocasionaba que todos los días alguien lo detuviera en la calle y le pidiera una foto o autógrafos.

Heckard pedía a Jordan y a Nike la suma de $832 millones de dólares por el daño psicológico que le habían causado.