La historia del divorcio de Julieta Venegas: Su marido le hizo una canción y la engañó con la actriz de su videoclip

Julieta Venegas es una de las cantantes mexicanas más queridas por los amantes de la música Pop, pues su capacidad de innovar y su carácter amable, consiguieron que el amor de sus fanáticos.

Hace poco reveló en una entrevista, un detalle sorprendente de su vida privada, algo sorprendente en la artista, pues suele ser muy reservada.

Julieta estuvo casada con el cantante chileno Álvaro Henríquez, integrante del grupo “Los Tres”:

Julieta y Álvaro Henríquez se conocieron por ser músicos, y luego de que el amor naciera entre ambos, decidieron casarse en 1998.

“A él lo conocí porque es músico. Nada, de locos, porque él vivió siempre en Chile, yo viví siempre en México. Nos casamos pero cada quien viviendo en su país” reveló Julieta a Yordi Rosado.


Ni Julieta, ni Álvaro, quisieron dejar sus países de origen para comenzar a vivir juntos:

Debido a que Julieta no quería abandonar México, y Álvaro no quería abandonar Chile, la pareja decidió mantener un “matrimonio a distancia”. “‘Nos casamos y luego resolvemos el tema de dónde vamos a vivir’. Y nadie se mudó nunca de su país” continuó.

La pareja viajaba continuamente para verse, y ambos trabajaron en un álbum tributo a José José, en el que julieta interpretó el tema “El triste”, producido por su entonces esposo chileno.


Álvaro le dedicó una hermosa canción romántica, pero luego de filmar el videoclip, el cantante se enamoró de la actriz:

“Él me escribió una canción súper bonita, muy romántica, que se llamaba No me falles, que es hermosa”.

“En el videoclip que hizo de esa canción, salió una actriz, de quien después él se enamoró, y me dejó por esa actriz” reveló.


Julieta no reveló el nombre de la joven, pero el video reveló rápidamente de quién se trataba:

La protagonista del video, fue la cantante y actriz chilena, Patricia López, quien hace el papel de la novia que se está casando, pero se ve muy interesada en Álvaro.

La actriz tiene actualmente una relación el músico esloveno Izidor Leitinger, con quien se casó (por primera vez) en Francia en 2018, y con quien se ha casado en otras 3 oportunidades en diferentes lugares del mundo.


“Se me hace muy chistoso que haya sido justo el videoclip de la canción que se llamaba No me falles”:

“Obviamente en ese momento fue muy doloroso, pero era obvio que nos íbamos a acabar separando si ninguno decidía irse al país del otro, eventualmente iba a pasar lo que pasó”.

“Pero se me hace muy chistoso que haya sido justo el videoclip de la canción que me escribió que se llamaba No me falles” dijo entre risas al respecto de su historia.

“No me falles, no me falles nunca, no podría soportar, ver a un hombre tomando tu mano” dice un poco de la canción.


Muchos consideran que Julieta también tiene una canción para su ex esposo

“Me voy, ¡Qué lástima, pero adiós! Me despido de ti y me voy” dice la canción que colocó a Julieta en la lista de las más escuchadas del 2006.

Luego de las declaraciones sobre su divorcio, muchos consideran que su famosa canción, fue escrita cuando Álvaro le rompió el corazón, aunque la cantante no ha dicho nada al respecto.


Julieta se enamoró de un músico argentino y luego de embarazarse, decidió negar que este era el padre:

Julieta conoció a Rodrigo García Prieto en 2009, y poco tiempo después quedó embarazada. El músico decidió mudarse a México para acompañar a la cantante durante su embarazo, pero las cosas no funcionaron, y se separaron en malos términos antes de que la bebé nazca.

En septiembre de 2010, nació Simona, y Julieta la inscribió con su apellido, esto molestó a Rodrigo, quien exigió pruebas de paternidad, y reclamó la tenencia de su hija.

La justicia mexicana ratificó que la niña que ya tenía 4 años, era hija de Rodrigo, y que Julieta debía permitirle verla, además de realizar el tramite para colocar el apellido del padre en el acta de nacimiento.


Actualmente Julieta se encuentra casada con un argentino, y junto a su hija, viven en Buenos Aires:

Pablo es el dueño de una cadena de librerías de culto, llamada “Eterna Cadencia y Filba”, la pareja se conoció en 2013, luego de que Julieta entrara a la librería buscando una recomendación.

La pareja se casó en 2016, y desde 2017 viven en Palermo junto a su pequeña hija. La cantante parece tener una vida más “normal” allí.