La historia de “Tarzán de la vida real” que sufrió de cáncer 8 años después de dejar la selva

Todos conocemos la historia de Tarzán, el niño que terminó en la selva y fue criado por simios mientras crecía.

La historia de Ho Van Lang tiene diversas similitudes, y por ello fue apodado “El Tarzán de la vida real”:

1. Todo comenzó cuando su padre, un soldado del ejército, huyó hacia la jungla:

Ho Van Thanh era un soldado del ejercito vietnamita, cuando decidió huir con toda su familia, de los constantes ataques de la guerra (1972).

Lamentablemente, su esposa y dos hijos fueron alcanzados durante un bombardeo, por lo que Ho Van tomó a su pequeño hijo, y huyó hacia la jungla.

2. Su única conexión con la civilización fue su hermano mayor, quien los visitaba de vez en cuando:

Al parecer, el hermano mayor de Lang, Ho Van Tri, fue su única conexión a la civilización.

Dejando en claro, que tanto Lang como su padre, se negaban a volver, pues aún teniendo visitas “confiables” del exterior, estos estaban cómodos en la jungla.

Al momento de verlas a lo lejos, él y su padre corrían para esconderse.

Cuando le preguntaron por qué se escondía, el respondió “La gente podría lastimarme”

4. Al ser llevado a la civilización, lo que más lo impresionó fue subirse a un auto:

“Amé la sensación de subirme a un auto” dijo cuando le preguntaron qué fue lo que más le impresionó de volver a la civilización.

También le asombró que los animales sean amistosos con la gente, pues cuando él estuvo en la jungla los animales corrían muy rápido cada vez que los veían.

5. Lo que más odiaba del mundo moderno era el ruido:

Para Lang, el ruido era lo más molesto que existía dentro de la civilización.

Pero le gustaba mucho la gran cantidad de luces que había en todos lados, pues la única luz nocturna que conocía, era la luz de la luna.

6. Cuando le preguntaron si sabía la diferencia entre una mujer y un hombre no supo qué responder:

Al parecer, Lang no tenía idea de lo que era una mujer, hasta el día en que fue llevado a la civilización.

“Mi padre no me explicó eso” dijo cuando no supo responder, cuál era la diferencia entre una mujer y un hombre.

7. A través de trampas caseras, él y su padre cazaban ratas y conejos para poder alimentarse:

Lang les mostró a sus entrevistadores cómo preparaba sus trampas, cazaba y preparaba el fuego para cocinarlas.

Luego de cazar su alimento, Ho Van prendía el fuego haciendo chispas con un cuchillo armado y una piedra, para luego colocar la rata y comer su “banquete”.

8. Hacía su ropa y la de su padre, con la corteza de un árbol:

Lang mostró entusiasmado de qué tipo de árbol sacaba la corteza para realizar las prendas que utilizó durante 40 años.

El hombre se mostró emocionado mientras limpiaba la corteza, y le explicaba que gracias a ella se confeccionó su chaqueta y su taparrabo.

9. Algunas de las herramientas que usaban fueron hechas de partes de un helicóptero que encontraron:

Tanto sus ollas, platos, y herramientas para sembrar y cosechar, fueron hechas con partes de un helicóptero que encontraron en la selva.

Sus cuchillos fueron fabricados por partes de bombas desactivadas que fueron encontradas en el camino.

10. Su padre quien estaba completamente sordo, creía que la guerra continúba:

El documental muestra al padre de Lang, leyendo un libro mientras está de cunclillas.

El hombre estába completamente sordo, y prefería la soledad, además de estar obsesionado con regresar a la jungla, pues aún creía que la guerra contra los americanos continúaba.

Volvió a la civilización en 2013 debido al estado de salud de su padre:

Al parecer, Lang decidió buscar ayuda para su padre, en una aldea cercana, pero no fue hasta que un grupo de lugareños que caminaba cerca alertó a un equipo de rescatistas.

Estos fueron localizados en agosto del 2013, y el padre de Lang fue trasportado en una camilla improvisada, pues no podía caminar. Falleció por causas no declaradas en 2017.

Algunos creen que la civilización moderna le quitó la vida:

El 13 de septiembre del 2021, a los 52 años, Lang dejó de existir producto de un cáncer de hígado que lo mantuvo enfermo por 1 año.

Para su amigo Alvaro Cerezo, el acceso de Lang a alimentos cargados de sustancias químicas, cigarros, alcohol y otras cosas que nunca había experimentado, fueron las causantes reales de su fallecimiento, y considera que si se habría quedado en la jungla, habría vivido mucho más tiempo.