La historia de Sara Kruzan, la niña que creció y le quito la vida a su [email protected], hoy fue liberada tras 18 años de cárcel

Esta mujer no solo sufrió un terrible trauma psicológico, físico y emocional al ser abusada y traficada [email protected] siendo una adolescente.

También debió pagar en la cárcel por quitarle la vida a su abusador, luego de que este la explotara durante años.

Sara Kruzan tenía 16 años en 1994, cuando le quitó la vida al hombre que la abusaba:

Sara relató en sus memorias; “fui abusada, preparada y traficada con fines [email protected] desde los 11 años hasta los 16 años”.

Sara tuvo que soportar ser abusada desde los 11 por el hombre que la secuestró para ser “preparada”, y luego [email protected] en las calles desde los 13 hasta los 16, por el mismo hombre.


Sara disparó a su abusador mientras estaban en un motel:

Sara disparó en el cuello de George Howard, mientras este intentaba abusarla estando en la habitación de un motel de Riverside.

Al parecer la joven encontró la forma de conseguir un arma, y logró dispararle a su abusador, para luego huir en su vehículo y robarle $1500 dólares en efectivo.


Fue juzgada como una adulta, y sentenciada a cadena perpetua:

Cuando se realizó el juicio en su contra, Sara tenía 16 años, y el juez consideró que la adolescente debía ser juzgada como si fuera una adulta.

Sara fue declarada culpable de as3s1nat0 y sentenciada a cadena perpetua sin libertad condicional.


El juez no permitió que la defensa de Sara presentara pruebas sobre el abuso que había sufrido siendo tan solo una niña:

A pesar de que Sara le quitó la vida a George Howard en defensa propia, luego de ser abusada desde niña, y durante años, el juez no aceptó las pruebas de ello, informó Los Angeles Times.

Esto a pesar de que existían otras pruebas de abuso por parte de Howard en el pasado.


Ante las protestas, el ex gobernador Arnold Schwarzenegger conmutó su sentencia en 2011:

Schwarzenegger buscó la forma de disminuir la cadena perpetua a la que estaba destinada, por lo que optó por sustituir la pena por otro menos grave, disminuyendo así su sentencia.

La sentencia fue disminuida a 25 años de prisión, pero aún continuaba siendo culpada por as3s1nato en primer grado.


En 2013, luego de 18 años de prisión, otro gobernador le otorgó la posibilidad de salir libre:

Jerry Brown cambió su sentencia para que sea culpable de as3s1nat0 en segundo grado, más el cargo por portación ilegal de un arma, disminuyendo su sentencia a 19 años.

Sara logró salir luego de cumplir 18 años de prisión en 2013, por buen comportamiento.


Hace unos días, Sara recibió un indulto total:

“Este acto de clemencia para la Sra. Kruzan no minimiza ni perdona su conducta ni el daño que causó”, escribió el actual Gobernador, Gavin Newsom.

“Reconoce el trabajo que ha hecho desde entonces para transformarse, al completar su sentencia y buena conducta en la comunidad, la Sra. Kruzan merece este indulto total e incondicional” continuó la carta pública del Gobernador.


Sara dice que este indulto le da una sensación de alivio de su pasado traumático:

“Nunca olvidaré lo que sucedió esa noche y lo reconoceré plenamente, pero estoy inmensamente agradecida de sentir un poco de alivio de la carga de la vergüenza y el estigma social”

Además, dijo sentirse aliviada de “Liberar esas cadenas invisibles que no se había dado cuenta todavía estaban clavadas en ella” comentó a The Times.


Sara actualmente es madre una niña pequeña y trabaja ayudando a otras personas que son víctimas del sistema judicial:

Desde que Sara logró salir de prisión, se convirtió en una defensora nacional, intentando cambiar la forma en que el sistema judicial penal trata a los niños y adolescentes.

Ella intenta destacar que se deben reformar las leyes que ignoran el abuso y la trata, cuando se trata de dar sentencias como la suya.


La mujer de 44 años también escribió un libro de sus memorias:

Sara publicó un libro titulado ‘Lloré para soñar otra vez: tráfico, [email protected] y liberación’.

Allí relata su terrible historia, sobre cómo fue “preparada” por el hombre al que le quitó la vida, para ser prost1tu1da en las calles. Además de sus intentos de quitarse la vida, y su lucha por ser liberada de prisión.


Pero, ¿qué significa para Sara, recibir un “indulto”?

“Un indulto no elimina ni borra una condena, dijo la oficina del gobernador, pero puede ayudar a mitigar el impacto a largo plazo en la vida de una persona” informó Los Angeles Times.

El gobernador dice que este indulto “elimina las barreras contraproducentes para el empleo y el servicio público”.