Ex-Francotirador con récord mundial, revela los 8 secretos más inesperados de su trabajo

Ser un francotirador no es una tarea sencilla, y Craig Harrison, un ex francotirador que acaba de publicar un libro sobre su vida, decidió revelar detalles sobre su pasado y su presente.

La entrevista otorgada a UNILAD, para promocionar su libro, reveló detalles sorprendentes, y una mirada muy íntima sobre la vida de un francotirador:

1. “Acercarte a tu objetivo, para asegurarte de que esté sin vida… es una sensación que nunca te abandona”:

Craig recordó su primera misión, en Irak, en medio del desierto. Él relata que luego de dispararle a su objetivo, debió acercarse para asegurarse de que este se encuentre sin vida.

“Es un sentimiento extraño, sientes que estás en problemas. Sientes, [email protected] acabo de [email protected]@r a alguien. Y ese sentimiento nunca te abandona”.


2. “Debes mear en un canal entre tus piernas, y terminas con llagas”:

Craig mencionó que es un trabajo difícil, pues no debe quitar el ojo de la mira, o revelar su ubicación poniéndose de pie, por lo que debe orinar en una especie de canal entre sus piernas.

“Cavé un canal entre mis piernas, y tenía llagas aquí abajo, en el interior de mis piernas, porque, obviamente, tu orina es bastante ácida, y eso también termina frotando todo”


3. No siempre se trata de disparar, muchas veces pasas días recopilando información sobre un objetivo en particular:

“Básicamente vas al campo de batalla para obtener información, tienes todo tipo de ópticas en tu mano, para espiar a tu objetivo”.

“Tienes miras, tienes telescopio, binoculares, tienes todo para recolectar información del objetivo. Una vez lo consigues, o eliminas al objetivo, o fuerzas especiales entrarán, o los soldados en una patrulla, cualquiera puede encargarse de ellos, no siempre será el francotirador”


4. Para convertirse en un francotirador, los soldados deben pasar pruebas internas que ponen la resistencia al extremo:

La primera prueba es una “marcha rápida” a una velocidad constante en un recorrido de casi 13 kilómetros, con una carga de 38 kilos a la espalda.

“Este recorrido es de 1 hora y media, debes ser un soldado A1, ponen a prueba tu condición física básica, haciendo un 100 x 100, es decir, 100 abdominales, 100 flexiones, y 1.60 kilómetros corriendo, en 9 minutos” menciona Craig en la entrevista.

La segunda fase tiene 7 “materias”, que deben ser aprobadas con una calificación mínima de 95%. “Tienes navegación, lectura de mapas, conocimiento de francotirador, observación, camuflaje y ocultación, y acecho”. Craig mencionó que el “examen final” es una especie de juego del escondite, pues para aprobar la fase, deben lucir “invisibles”. Si son encontrados, están fuera.


5. Los francotiradores comen unas galletas especiales que hacen que se estriñan, para evitar ir al baño durante una misión:

“Tienes galletas en los paquetes de raciones, están diseñadas para atascarte, las estaba comiendo tanto como podía, rezando para no tener ganas de hacer popó”

Craig menciona que existen misiones que son más complejas que otras, y que esa en particular, exigía que no se mueva en ningún momento de su posición.


6.. “Para mantener mi mente ocupada, mientras observo a través de la mira, invento historias sobre la gente que estoy viendo”:

“Es mental, y físicamente agotador, tus articulaciones comienzan a agarrotarse, y tienes que mantener tu mente ocupada, y lo que solía hacer era inventar historias”.

“Miraba por mi visor, y veía a un tipo salir de su complejo, con una dama, e inventaría una historia, les pones nombres, y sigues su vida, tipo “oh ahí está Beryl, y sus 90 hijos, oh, ahí esta Bob, haciendo lo de siempre” y de esa forma conoces su rutina, y ese es uno de tus roles principales”.


7. Aunque Craig confiesa que, inventar historias y poner nombre a sus objetivos también le complica el trabajo, pues debe eliminar a esas personas:

“Tu segundo rol importante es eliminar el objetivo, y es bastante difícil en realidad, pues cuando logras eliminarlo… estás [email protected]@ndo a Bob, ¿sabes?”

“Le diste un nombre durante los últimos 4 días, pero ese el tipo de cosas que necesitas desconectar mentalmente”


8. Los francotiradores deben hacer popó en una bolsa, sostenida por otro francotirador, pues no deben abandonar la mira en ningún momento:

Craig explicó que usualmente hay 2 francotiradores, un tirador y un observador, este último ayuda a su compañero a ir al baño.

“No puedes quitar el ojo del visor, así que simplemente te das vuelta, y él te ayuda sosteniendo una bolsa especial para el trabajo. Luego él pondrá una pequeña tina tupperware debajo de tu [email protected], te limpiará, y luego seguirás con tu misión”.

Pero esto no termina ahí, todo lo que desecharon, debe ser sellado, y deben meterlo a sus mochilas, pues no deben dejar ningún rastro del lugar en el que estuvieron, o peor aún, un rastro de olor del lugar en el que están, y que pueda atraer moscas revelando así su ubicación.


9. El récord de disparo certero por un francotirador a gran distancia, es de 2.475 metros:

Craig relató que, en su última misión, debió disparar a 2.475 metros de distancia, con un rifle que solo cubre 1500 metros, lograrlo le tomó 9 disparos.

Esto debido a que, disparaba, y veía con la inclinación, hasta que punto caía la bala, mientras poco a poco se acercaba a su objetivo. Se trataba de 2 hombres con ametralladoras, que estaban disparando a sus compañeros.

Craig señala que el primer disparo llegó a la pared, el segundo disparo llegó a uno de los hombres, y que un cuarto disparo hirió al segundo hombre. “No sabía que había roto el récord mundial, no lo supe hasta el mi desfile de medallas” relató Craig, quien, gracias a esto, logró salvar a 12 soldados.


10. Craig relató que gracias a su casco logró sobrevivir a un disparo en la cabeza, pero que un incidente 3 semanas después le provocó graves lesiones:

“Me dispararon en la cabeza, y perdí el conocimiento, dos vehículos vinieron a rescatarme, me desmayé algunos segundos, pero no recuerdo nada hasta el día de hoy, unas pulgadas más abajo, y no estaría aquí ahora”

“Y luego, 3 semanas después de eso, me voló una mini antitanque de 30 kilos, que me rompió ambos brazos, por lo que todavía sufro, y mis caderas. También tengo una lesión cerebral”


11. “Tengo trastorno de estrés postraumático severo y me despidieron del ejército”:

Craig reveló que, contra su voluntad, debió dejar su trabajo como francotirador, pues comenzó a notar que tenía ciertos comportamientos negativos, y pensamientos su1c1das.

“Mi esposa lo notó primero, me aislaba, me irritaba, tenía depresión, y pensamientos su1c1das. Y luego el ejercito lo notó, y me dijeron que debían darme de alta. Estuve 20 años, y les tomo media hora despedirme. No me quería ir, eso fue en el 2013, y aún lo extraño”.

“El estrés postraumático afecta todo, tu vida [email protected], tu vida hogareña, tus amigos, pues nadie quiere estar a tu lado pues eres muy miserable, y no quieres salir porque todo te irrita”.


12. “Mi perrita Yorkshire Terrier me salvó la vida, estaba a punto de dispararme, pues quería acabar con mi vida”:

“Betsy me salvó la vida, es una Yorkshire que ahora tiene 15 años, mi esposa había viajado, y estaba solo, preparé mi arma, las balas, probé dónde dispararme, amartillé, la puse en mi boca, y Betsy estaba sentada en el respaldo del sofá…”

“Inclinó su cabeza a un lado, y luego al otro, y yo solo la miré. Vendí el arma, Betsy me salvó la vida, y es simplemente asombroso”.