El caso de Stella Liebeck, la anciana que demandó a McDonald’s por ‘servir el café muy caliente’ y se hizo millonaria

Probablemente escuchaste sobre el caso de la abuelita que demandó a McDonald’s, luego de que se derramara el café caliente que estos le vendieron.

Pero no todos están al tanto de los pormenores del caso, y durante mucho tiempo, la abuelita demandante fue odiada por millones de personas que la consideraban una “aprovechada”:

Stella Liebeck tenía 79 años, cuando un café de McDonald’s, quemó el 16% de su cuerpo:

En febrero de 1992, Stella decidió ir al famoso restaurante de comida rápida para comprar un café que le cambiaría la vida por completo.

En ese momento se encontraba con su nieto, quien había estacionado el auto para que su abuela endulzara su café.


Stella derramó todo el contenido del café en sus piernas, provocándole quemaduras de tercer grado:

Stella puso el vaso de café entre sus rodillas, y mientras intentaba abrir la tapa del vaso para agregarle crema y azúcar, este se derramó, quemando sus piernas, glút3os e ingl3.

Desafortunadamente, la abuelita estaba usando pantalones de chandál, que absorbieron el café caliente rápidamente, y lo mantenían contra su piel. La mujer terminó con el 16% de su cuerpo quemado, y un 6% (de este porcentaje) se determinó como quemaduras de tercer grado (las más graves).


La mujer necesitó injertos de piel en la parte interna de los muslos:

Stella pasó una semana en el hospital recibiendo tratamiento por las quemaduras, sus gastos médicos se elevaron a $10,000 dólares.

Cuando la mujer envío una carta a McDonald’s, pidiéndoles que le pagaran su cuenta médica, estos le respondieron que solo le darían $800 dólares para resolver el problema.

Stella intentó dos veces más llegar a un acuerdo extrajudicial, pero McDonald’s continúo firme ante su oferta, lo que llevó a la mujer a iniciar un juicio.


Durante el juicio salieron a la luz más de 700 reportes de quemaduras por culpa del café extremadamente caliente:

Durante 10 años, desde 1982 a 1992, el café de McDonald’s quemó a más de 700 personas (de las que se sabe porque reportaron una queja), de manera leve, media y grave.

Y aunque en menor porcentaje, existieron otros reportes de quemaduras graves que necesitaron tratamiento médico, McDonald’s, no hizo nada al respecto sobre su “peligroso producto”.


El café era servido a una temperatura tan elevada, que podía causar quemaduras de tercer grado en 2 segundos:

El café de la cadena de comida rápida, debía servirse entre 82 y 87 grados centígrados, según la normativa de control de calidad del restaurante.

Los líquidos a esta temperatura pueden causar quemaduras de tercer grado en 2 a 7 segundos, este tipo de quemadura requiere injertos de piel y otros tratamientos costosos, además de dejar cicatrices permanentes.


McDonald’s admitió saber sobre los riesgos que provocaba su café, y aceptaron que no advirtieron a sus clientes sobre ello:

Después de que la defensa de la señora Stella demostrara que existía una gran cantidad de denuncias sobre el café extremadamente caliente, la cadena de comida rápida debió aceptar que el café que vendían no era “apto para el consumo” pues estaba demasiado caliente.

McDonald’s tampoco logró ofrecer una explicación de por qué no advirtió a sus clientes sobre este riesgo, y testificó que no tenían intención de bajarle la temperatura a su producto.


Las noticias solo revelaron que la abuelita recibió $2.9 millones de dólares por “derramarse café”, despertando odio entre la gente:

Inicialmente se decidió que la cadena debía otorgarle $200,000 dólares en gastos médicos y compensatorios, pero esta cantidad se redujo en un 20% (a $160,000) debido a que el jurado determinó que la mujer tenía un 20% de culpa en el accidente.

También se había determinado que debía recibir $2.7 millones adicionales por daños punitivos, pero el juez luego redujo esa cantidad a $640,000 dólares, que finalmente terminó siendo negociado entre ambas partes (fuera de la corte), dejando la cifra final en secreto.

La cifra millonaria inicial, se debió a que el juez, había determinado que McDonald’s le diera las ganancias de la venta de café de 2 días a la mujer, y en ese momento la cifra diaria alcanzaba los 1.33 millones de dólares (solo del café).


La asociación del Café recomienda que este sea elaborado entre los 90 a 96 grados:

La asociación de café recomienda usar agua a una temperatura entre los 90 a 96 grados para asegurar una extracción óptima, pues con el agua más fría, se dará como resultado un “café plano”.

Ahora bien, para consumirlo, se ha determinado que, en promedio, las personas toman su café a una temperatura de 60 grados o menos.


La historia de la abuelita demandante, generó una premiación llamada los “Stella Awards” que premian demandas “absurdas”:

Durante más de 20 años, el término “Premio Stella” fue utilizado para referirse a cualquier demanda que suene “absurda”. El objetivo era deslegitimar acciones judiciales.

Algunos casos “premiados” fueron el de Terrence D1ckson, quien se había metido a la casa de una familia a robar, y se quedó atrapado durante 8 días en el garaje de estos (ellos habían salido de vacaciones).

El hombre se alimentó con comida para perros y Pepsi, y demandó a los dueños por “daños morales”. Estos tuvieron que pagar medio millón de dólares.


Stella falleció en 2004 a los 91 años, y por mucho tiempo fue insultada por la gente que la reconocía:

Debido a la casi nula información sobre los por menores del caso, Stella era juzgada como una simple “oportunista” que terminó con $2.9 millones de dólares por su propia “torpeza”.

Su familia reveló que, durante mucho tiempo, la mujer era insultada y juzgada en la calle, cuando era reconocida por cualquier transeúnte.