El caso de Skylar DeLeon, el actor de los Power Rangers que fue sentenciado a mu3rt3 por la justicia

Esta historia de as3s1nat0 dejó a Estados Unidos con el corazón roto, tras revelarse los detalles más íntimos de la pareja que perdió la vida en manos del ex actor de Power Rangers.

A continuación, te presentamos la historia de esta tierna pareja, y cómo Skylar DeLeon arruinó sus planes de jubilación:

Tom y Jackie Hawks se enamoraron a primera vista y se casaron rápidamente:

Tom Hawks tenía 39 años, 2 hijos, y estaba recientemente divorciado, cuando en 1986, vio a la mujer de su vida entre la multitud, cuando caminaba por las playas de California.

Tom decidió hablarle, y luego de presentarse, el amor comenzó inmediatamente. Jackie y Tom se casaron en 1989, y vivían junto a los 2 niños de Tom, quienes querían tanto a la mujer, que la llamaban “mami”.

Jackie no podía tener hijos, debido a un accidente que había sufrido tiempo antes, y consideraba que los hijos de su esposo eran como sus hijos.


Tom y Jackie ahorraron cada centavo que ganaban para cumplir su sueño de jubilarse y vivir en un yate:

Luego de que sus hijos (ya adultos) dejaran la casa en 2002, decidieron venderla, y junto a los ahorros de su vida, compraron el yate con el que tanto soñaban.

La amorosa pareja nombró a su pequeño yate “Well Deserved” (bien merecido), y aunque no se trataba de un yate de lujo, lo convirtieron en su hogar. Durante 2 años recorrieron toda la costa entre California y México mientras disfrutaban de su mutua compañía.

En 2004, la pareja recibió la llamada de uno de sus hijos, este les dio la noticia de que serían abuelos por primera vez, y Tom y Jackie se mostraron entusiasmados en volver a tierra para estar cerca de este bebé.


La pareja puso un anuncio de su yate para venderlo, y así estar cerca de su nieto:

En noviembre del 2004, la pareja puso el anuncio de su amado bote, para venderlo por medio millón de dólares, y rápidamente una joven pareja ofreció comprarlo con dinero en efectivo.

Tom y Jackie llamaron a sus hijos contándoles la nueva noticia, emocionados por poder comprar una casa cerca, para pasar tiempo con su nieto y sus hijos.

Los días pasaron, y sus hijos preocupados comenzaron a llamarlos, pero ninguno contestaba su celular.


El hermano de Tom encontró el yate en un estado descuidado, algo bastante extraño para ellos:

Jim Hawks, hermano de Tom, y jefe de policía retirado, se preocupó por ese extraño silencio luego de que hubieran anunciado que venderían el yate días antes, y decidió ir a la costa en la que descansan los botes.

Allí encontró el yate mal amarrado y aunque no había nadie, comenzó a notar que este lucía un poco descuidado y su interior desordenado, algo que su meticuloso hermano jamás permitiría. Esto le hizo pensar que probablemente sí habían concluido la venta.

Pero, ¿dónde estaban? Jim dejó su tarjeta de contacto y escribió una nota en la que especificaba que buscaba hablar con los nuevos dueños del yate, pues su hermano estaba desaparecido junto a su esposa.


Jennifer DeLeon se contactó con Jim para decirle que ella y su esposo habían comprado el yate recientemente:

La mujer de 21 años le dijo a Jim, que ella y su esposo, Skylar DeLeon, habían comprado el yate, y que tampoco lograban contactarse con ellos, pues necesitaban ayuda para aprender a manejar algunos controles que no comprendían cómo usar.

Jennifer le dijo que la última vez que los vieron, fue cuando finalizaron la venta del yate, les dieron el dinero, se subieron a su auto y se fueron.

Con esta información, Jim contacta a una mujer que se encargaba de las finanzas de la pareja, para preguntarle si estos se habían comunicado con ella, o depositado una gran suma de dinero a sus cuentas, y esta respondió que NO.


Tom y Jackie fueron reportados oficialmente como desaparecidos y la investigación comenzó:

La investigación comenzó con los nuevos compradores, fue entonces que descubrieron que Skylar era un ex convicto, que estuvo en prisión por unos años luego de ser atrapado en un robo armado.

Luego de una orden de cateo, no encontraron nada, y decidieron pedirles a los nuevos compradores que hagan una declaración de lo ocurrido en la estación de policía.

Allí también se presentaron 2 testigos, un amigo de la pareja y la notaría, quienes confirmaron la historia de la entrega del dinero, y los Hawks yéndose en su auto.


Skylar les dijo que logró comprar el yate gracias a su trabajo como actor infantil en los Power Rangers:

Inicialmente Skylar le dijo a la policía que, gracias a su trabajo como actor infantil, había ahorrado suficiente dinero para comprar el yate, a pesar de que solo apareció en un episodio de “Mighty Morphin Power Rangers” (1990), actuando como el niño de la escuela que es malo en los deportes, y que los Power Rangers intentan ayudar.

Luego cambió su versión y dijo que en realidad el dinero provino del atraco que lo envió a prisión, y que se trataba de dinero proveniente de un cartel, que logró esconder, para luego recuperarlo al salir de prisión.

Relató a detalle que necesitaba “lavar” ese dinero, y que por ello compró el yate, para luego venderlo nuevamente. La confesión sorprendió a los policías y decidieron dejarlo libre mientras continuaba la investigación.


Pronto una llamada alertó que el vehículo de la pareja se encontraba en la entrada de una casa en México:

Luego de que la policía pidiera ayuda a través de las noticias, para encontrar a los Hawks o a su vehículo, una pareja llamó anunciando que el vehículo se encontraba estacionado en la entrada de la casa de su vecino, en México.

Las autoridades llegaron a la casa, y al tocar la puerta un hombre desconocido salió a recibirlos. Le preguntaron de quién era el auto, y este respondió que era de su amigo Skylar DeLeon…

Fue entonces cuando la policía decidió usar la confesión de lavado de dinero, para registrar la casa de los DeLeon, y allí encontraron video cámaras, laptops, ropa, y otras cosas que pertenecían a Tom y Jackie. La pareja continuaba afirmando que eran inocentes y que era todo un malentendido.


La notaria y supuesta testigo de la venta, fue la primera en revelar que en realidad nunca había visto a Tom y Jackie:

La notaria Kathleen Harris, terminó aceptando que había mentido en su declaración, y que en realidad nunca había visto a los Hawk. La mujer reveló que Sylar DeLeon le pagó en efectivo por mentir, y poner en “regla” los papeles de propiedad del yate.

Luego continuaron con el amigo, llamado Alonso Machain, que después de un tiempo de presión en el interrogatorio, decidió hablar sobre lo ocurrido.

Alonso dijo que conoció a Skylar en prisión y que se hicieron amigos. Para cometer el crimen, Skylar le confesó que en realidad era un as3s1n0 internacional a sueldo, pero que solo se “deshacía” de gente “mala”, y que necesitaba ayuda con una pareja.


Skylar le prometió a su amigo 1 millón de dólares si lo ayudaba a deshacerse de estas 2 personas “muy malas”:

Alonso decidió aceptar el millonario trato, y el 15 de noviembre, los dos, junto a una tercera persona, un hombre llamado John Kennedy, que era miembro de una pandilla, se aparecieron frente a los Hawks, para hacer la prueba del yate, antes de hacer la supuesta compra.

Cuando Tom vio a estos 3 hombres (era agente de libertad condicional), notó que muy probablemente, era una muy mala idea ir con ellos a dar una vuelta en el yate, y se excusó diciendo que no era un buen día para navegar.

Fue entonces cuando Skylar llamó a su esposa Jennifer, para que aparezca junto a su hija de 1 año, y de esta forma cambiar la perspectiva de la situación, para ganarse la confianza de los Hawks. Algo que lamentablemente les funcionó.


Los Hawks se subieron al yate junto a los 3 hombres y esto fue su final:

Luego de ver a Jennifer y a la bebé, los Hawks aceptaron salir a dar la vuelta de prueba, pero mientras se dirigían al yate, esta se excusó diciendo que no podría subir, porque el bebé estaba muy inquieto.

Tom estaba manejando el yate, y cuando estuvieron suficientemente alejados, Skylar y John le pidieron que baje a la zona de las habitaciones, porque querían hablar de algo. En ese momento Alonso y Jackie estaban en la cocina, cuando comenzaron a escuchar ruidos de lucha en las habitaciones.

Fue en ese momento cuando Alonso derribó a Jackie y le ató las manos a la espalda con un par de esposas. La mujer fue recostada junto a su esposo, que también se encontraba maniatado.


La pareja fue finalmente lanzada con vida al océano, mientras aún continuaban atados de las manos:

Skylar los obligó a firmar los papeles entregándole la propiedad del Yate, y Jackie escribió mal su apellido pues sabía que ese sería su final, y quería dejar una señal de que fueron obligados a hacerlo.

Skylar sentó a la pareja espalda con espalda, y cruzó las esposas entre ambos (a modo de “amarrarlos juntos”), luego tomó la pesada cadena del ancla la unió a las esposas (cruzó el final de la cadena con el ancla) y los empujó al océano.

Alonso relató que Skylar festejó cuando la pareja cayó al agua, y esperó a que las burbujas de oxígeno dejaron de salir del agua, para reírse y volver a tierra. Los cuerpos nunca fueron encontrados.


Skylar fue sentenciado a la pena de mu3rt3 y se determinó que su esposa Jennifer fue la que planificó el crimen:

Skylar fue sentenciado a la pena de mu3rt3 por inyección letal, pero la ley de California lo obligó a pasar el resto de sus días en el corredor de la mu3rt3. Relató que cometió el crimen porque quería hacer su cambio de género para convertirse en mujer.

Su esposa, Jennifer DeLeon, también pasará el resto de su vida en la cárcel, pero no recibió la pena de mu3rt3.