El caso de Renae Marsden, la mujer que tuvo la “amiga” más tóxica de la historia

En 2013 un caso de “Catfish” se hizo famoso por una terrible red de mentiras que provenía de un “lugar” impensable.

Renae Marsden tenía 20 años cuando tomó la trágica decisión de quitarse la vida, luego de descubrir (a medias) el terrible engaño al que estaba siendo sometida durante 18 largos meses.

Renae Mardsen era una joven de 18 años que terminó con su novio por una supuesta infidelidad:

Renae era peluquera y recepcionista, vivía en Sydney, Australia con sus padres, y fue descrita como una joven muy alegre y de muchos amigos.

En 2010, Renae descubrió que su novio de casi 2 años de relación, la había estado engañando. Cuando lo confrontó sobre los mensajes de texto que había encontrado, este negó haber enviado los mensajes, y le juró que nunca le había sido infiel. Renae no le creyó y decidió terminar la relación.


Luego de semanas de depresión, Renae estaba feliz de conocer a un nuevo chico, alguien que su mejor amiga le había presentado:

Se trataba de Brayden Spiteri, un joven de 23 años, que Camila Zeidan, la mejor amiga de Renae, decidió presentarle, después de verla tan depresiva tras la ruptura con su novio.

Camila le reveló que Brayden era su ex novio, pero que las cosas entre ellos habían acabado hace mucho tiempo y que eran amigos. Le mostró una foto de ella y Brayden, y luego de que Renae se mostrara interesada, le dio el numero del joven.


La madre de Renae no se mostró muy convencida de que saliera con el ex de su mejor amiga, pero al ver lo feliz que estaba esta, decidió aceptarlo:

Pronto Brayden y Renae comenzaron a chatear, e iniciar una relación romántica. La nueva pareja no lograba coincidir para conocerse en persona, y finalmente decidieron seguir una relación vía celular.

Poco después, Brayden se vio involucrado en un terrible accidente en motocicleta, en el que su pasajero terminó sin vida y le dijo a Renae que estaría tras las rejas durante 2 años.

Brayden también le aseguró que su familia había logrado colar un teléfono a la prisión, y gracias a esto ambos podrían continuar chateando, pero que no existirían llamadas, por obvias razones…


Pasó el tiempo y la relación comenzó a ponerse más seria, Renae pronto comenzaría a planificar su boda:

Brayden y Renae comenzaron a planificar su boda, la pareja se uniría cuando este saliera de la cárcel. La joven que ya tenía 20 años, comenzó a ver su vestido de novia, contactar fotógrafos y a soñar con su boda.

Brayden no le permitía a Renae visitarlo en la cárcel o hablar con su abogado, y de una forma u otra la convencía de no intentarlo, pues saldría de la cárcel a finales de 2013.


A la madre de Renae le llegó un extraño mensaje de texto que le alertaba sobre su hija intentando hacerse daño:

El mensaje provenía de Brayden, y esta era la primera vez que el joven se contactaba con su suegra. Rápidamente Teresa, la madre de la joven, fue a buscarla a su habitación para preguntarle qué estaba sucediendo.

Renae le dijo a su madre que no tenía nada de qué preocuparse, pues “ya había descubierto de qué se trataba”. Le aseguró que no pensaba hacerse daño y le comentó que esa noche saldría con sus amigos para distraerse de lo sucedido. Esta sería la última vez que la vería con vida.


Renae envió a su madre un mensaje de despedida, disculpándose por el dolor que le causaría:

Teresa recibió un terrible mensaje de texto en el que Renae se disculpaba por la decisión que estaba tomando, pero se justificaba diciendo que no era feliz. Su madre intentó llamarla, pero esta no contestó su teléfono.

Preocupada, decidió llamar a su mejor amiga, Camila, y esta le dijo que también había recibido un extraño mensaje de Renae. Esto las asustó y decidieron hacer algo al respecto.

Las dos mujeres decidieron salir a buscarla por los lugares que frecuentaba, pero sin éxito. Más tarde en la noche, la policía contactó a Teresa, para informarle que habían visto el auto de su hija, parqueado en un área llamada “The Gap”, un acantilado de Sydney.


Renae se había lanzado del acantilado luego de enviar el mensaje de texto a su madre:

Luego de investigar, encontraron las sandalias de Renae, en una zona del acantilado, que está protegida por una valla, pero no había rastros de la joven.

Al día siguiente, la policía se dio cuenta que cerca de lo sucedido, existía una cámara de seguridad que filmó todo lo ocurrido. En el video se puede ver a Renae cruzar la valla, aproximarse a la orilla, retroceder, enviar los mensajes de texto, lanzar su celular, y luego de acercarse al borde, su imagen desaparece fuera del foco de la cámara.

Su cuerpo nunca fue recuperado, y se declaró que su mu3rt3 fue un su1c1d10 (5 de agosto 2013).


Su familia decidió investigar a Brayden, y descubrió que nunca existió una persona llamada así en prisión, o en la vida real:

La familia de Renae no lograba aceptar lo sucedido, por lo que decidieron contactar al novio de su hija. Llamaron a la prisión en la que supuestamente se encontraba encerrado, y la policía les dijo que nunca tuvieron a un reo con ese nombre.

Más tarde la policía descubrió que Brayden nunca existió, y que fue inventado por la mejor amiga de Renae, Camila, una mujer muy posesiva y controladora, que incluso había inventado la infidelidad del anterior novio de la joven, para así poder controlarla.


Al parecer, Camila estaba obsesionada con Renae, y no soportaba verla con otra persona:

Camila y Renae se hicieron amigas desde niñas mientras estaban en la escuela, y al parecer (según declaración de Camila) tuvieron una fugaz relación amorosa que posteriormente hizo que se alejaran por un tiempo, y retomaran contacto en 2011.

Renae le dijo a su madre en julio de 2013 que Camila la había golpeado y tirado del cabello y que le tenía miedo.

Renae también le dijo a su “novio” Brayden, que pensaba alejarse de Camila, pues esta se estaba comportando de una manera errática y tóxica, mensajes que al parecer provocaron que esta busque venganza.


Los padres de Renae descubrieron que esta había llamado a la prisión buscando a Brayden, el mismo día en que se quitó la vida:

Al parecer Renae comenzó a sospechar de su supuesto novio, y decidió llamar a la cárcel de Goulburn, donde Brayden se encontraba, pero claramente le dijeron que allí no había nadie llamado así.

Al parecer, Renae nunca descubrió que la persona detrás de las conversaciones con Brayden, era su mejor amiga, pues dos de los mensajes de texto que envió antes de quitarse la vida, era dirigido a Camila y a Brayden, al que al parecer solo consideró una persona que la estaba engañando.


El hombre que fue usado como “Brayden” se hizo presente y aclaró que él no tenía nada que ver con lo sucedido:

La foto del joven se hizo viral cuando el caso apareció en la tv, y este decidió hablar al respecto, pues su foto se convirtió en el caso más conocido de “catfish”.

Cameron Lang, dijo no recordar a Camila, pero que probablemente esta tomó dicha foto en algún bar o club durante una noche hace muchos años.


Lamentablemente hacer “catfish” no es un delito penal y Camila quedó libre de culpa:

El ‘catfishing’, la práctica de crear personajes amorosos ficticios en línea, no es un delito penal en Australia, razón por la cual, Camila Zeidan que actualmente tiene 29 años, continúa en libertad.

Camila afirmó que la relación con Renae no era obsesiva, pero los abogados de la familia demostraron lo contrario con un correo electrónico que decía:

“Te escondes, te perseguiré… Solo yo seré tu dueña… Estoy demasiado enamorada de ti y demasiado obsesionada y loca por ti bebé” decía un correo electrónico enviado por Camila a Renae. En el juicio, la madre también relató que Camila la perseguía en su vehículo, y que en una ocasión la llamó 54 veces según un reclamo de Renae a esta, vía FB.