El caso de “Michael Taylor”, considerado el único caso real de “posesión demoníaca”

Este caso contiene una de las escenas del crimen más infames de la historia de Inglaterra, la casa de Michael Taylor traumatizó a los policías que atendieron su caso.

A continuación, te traemos la historia de lo que es considerado por religiosos y no religiosos, como uno de los sucesos más “reales” de posesión demoniaca de la historia moderna:

Michael Taylor vivía felizmente junto a su esposa Christine, y sus 5 hijos:

En la época de 1974, Michael tenía 31 años, y estaba felizmente casado con Christine, en una hermosa casa de Ossett, un pequeño pueblo de Inglaterra.

Los vecinos declararon que Michael parecía ser un asombroso padre y esposo, pues siempre escuchaban a la familia reír y jugar, además de ser un vecino muy amable.


Todo cambió cuando Michael se lastimó la espalda, dejando como resultado un dolor crónico que le afectó su estado de ánimo:

En abril de 1974, Michael estaba realizando algunas reparaciones en su hogar, cuando accidentalmente cayó de la escalera, y terminó lastimándose la espalda.

Si bien el daño en su espalda no era de consideración, dejó como resultado un dolor crónico que no se le pasaba con nada. Esto provocó un cambio en la actitud de Michael, que pasó de ser un hombre gracioso, a uno amargado, deprimido e irritable.


Un amigo cercano de Michael, insistió en que visitaran su iglesia, para que la comunidad le ayudara a rezar por una mejora en su salud:

Michael y su familia no eran tan religiosos, pero debido a que estaba desesperado por el dolor crónico que lo estaba torturand0, aceptó la invitación de su amigo para intentar unirse a la iglesia.

El hombre le habló sobre la “Christian Fellowship Church” (Iglesia Fraternidad Cristiana), un grupo de cristianos que se juntaban para orar, y unirse más a la religión, fuera de las visitas de domingo usuales.


Fue entonces cuando conoció a la líder del grupo, Marie Robinson, una joven muy carismática y agradable que le ayudaría a acercarse más a la religión:

Michael quedó encantado con Marie (22 años) y el grupo de oración, y pronto comenzó a pasar más y más tiempo en la iglesia, y aún más tiempo con Marie.

Supuestamente, él y Marie hacían reuniones privadas de oración para anular poderes malignos de la luna, y pasaban horas a solas, algo que comenzó a levantar sospechas entre los otros feligreses.


Christine decidió confrontar a su esposo sobre la supuesta relación extra matrimonial que al parecer estaba sosteniendo con Marie:

Cuando Christine lo confrontó frente al resto de la comunidad religiosa, Michael se puso de pie, y volcó a mirar a Marie, que gritó aterrorizada al ver su rostro.

“De repente miré a Mike y todas sus facciones cambiaron. Seguía mirándome y había una mirada realmente salvaje en sus ojos. Empecé a gritarle del miedo. Empecé a hablar en lenguas. Mike también me gritó en lenguas” relató en el juicio Marie.


Al parecer, Michael intentó atacar a Marie en un estado “demoniaco”:

Marie continuó relatando que comenzó a decir una y otra vez “Jesús”, mientras el resto de los feligreses intentaba sostener a Michael mientras rezaban, y que esto le salvó la vida, pues Michael tenía una fuerza descomunal, y estaba intentando llegar a ella.

Este frenético suceso duró aproximadamente 1 hora, hasta que Michael se desmayó. El hombre despertó asustado y aseguró que no recordaba nada de lo sucedido.


Michael recibió un exorcismo que eliminó a “37 demonios”, aunque aún permanecían “3 muy poderosos” dentro de él:

El exorcismo, que ocurrió entre el 5 y 6 de octubre de 1974, fue encabezado por el padre Peter Vincent, el sacerdote anglicano Rev. Raimundo Smith, en la iglesia St. Thomas’s de Gawber

Luego de iniciar los preparativos, y con la venia de Michael, el exorcismo comenzó en horario nocturno, y se extendió durante 8 horas. Los religiosos afirmaban haber eliminado al menos 37 demonios, pero “sintieron que al menos 3 —la locura, el as3s1nat0 y la v1olenc1a— aún quedaban en él”.


Luego de que Michael regresara a casa con su esposa Christine, las cosas se salieron de control:

Los encargados del rito, advirtieron a Michael que estaban muy cansados para continuar, así como también él probablemente lo estaba. Y que continuarían con el exorcismo de los 3 demonios que aún continuaban en su interior, el día siguiente.

La pareja llegó a su casa muy temprano en la mañana, y Michael estaba visiblemente perturbado mentalmente, había pasado 8 horas amarrado, y estaba convencido de que el exorcismo al que había sido sometido, aún le había dejado a 3 demonios en su interior.


Michael fue encontrado sin ropa y cubierto en sangr3 mientras deambulaba por la calle de su casa:

Un vecino llamó a la policía alertando sobre un hombre sin ropa bañado en sangr3 que gritaba cosas sobre el diablo.

En algún momento antes de las 10:00 am, Michael atacó a Christine… le arrancó el rostro, los ojos y la lengua con sus propias manos, para luego bañarse con su sangr3. La mujer falleció asfixiada con su propia sangr3.

Posteriormente continuó con el perro, que también había sido salvajemente mut1lad0. Sus hijos se salvaron pues al parecer fueron llevados a casa de la abuela para que esta los cuidara.


La defensa de Michael acusó a la iglesia anglicana y a Marie, por convencerlo de haber estado poseído por demonios:

La defensa afirmó que el grupo exacerbó una mente que ya estaba resquebrajada, poniendo en duda la teoría de la posesión llamándola “neuróticos, alimentando la neurosis, a un neurótico”.

Michael fue declarado no culpable por “demencia”, y después de 4 años de tratamiento psiquiátrico, fue liberado, y actualmente sigue viviendo en el pueblo dónde sucedió el hecho.

Mientras tanto el obispo prohibió todo exorcismo en la diócesis, y ningún miembro de las iglesias fue llevado a juicio.