“Colegiala Japonesa” muestra las 8 cosas más impactantes de la vida estudiantil en Japón

El canal de Youtube “Japón Con SandyaEl” subió un video entrevistando a Astrid Nicole Ogata, una estudiante japonesa, que vivió varios años en el Perú y volvió a su país natal para terminar la secundaria.

En el video, Astrid cuenta cómo es “Un día en la vida de una Colegiala Japonesa”, relatando los hechos más curiosos e impactantes que vivió cuando retomó sus estudios.

1. El Uniforme de una colegiala Japonesa cuesta $1.200 dólares

Una de las cosas más impactantes para cualquier extranjero es el costo de un uniforme de colegiala.

Las preparatorias suelen cobrar desde $700 dólares hasta $1200 dólares por el uniforme, que incluye ropa de invierno, zapatos y hasta las mochilas que usan para transportar sus útiles.


2. Los aretes no están permitidos

Los aretes están totalmente prohibidos para las colegialas japonesas.

Algunos profesores revisan periódicamente o están alerta de las perforaciones.

Astrid cuenta que tuvo que explicarles a sus profesores japoneses, que en “Perú” era parte de la cultura perforar las orejas de las bebés al nacer.


3. Las faldas son largas, pero todas las colegialas se las suben bastante cuando no están en el colegio

Muchos piensan que las faldas de las colegialas japonesas son bastante cortas, sin embargo, esto es un concepto erróneo.

La preparatoria diseña las faldas incluso por debajo de las rodillas, sin embargo, la mayoría de chicas se las suben bastante cuando están de paseo por la ciudad.


4. El cabello debe ser lacio, suelto y sin teñir

Astrid cuenta que las colegialas japonesas deben tener el cabello lacio y suelto.

Las colas o moños no están permitidos, así como cualquier tipo de tinte en el cabello.


5. Las uñas largas están permitidas

Irónicamente, la manicura está permitida en las preparatorias japonesas.

Muchas colegialas tienen las uñas perfectas y prolijas como ritual de belleza.


6. Los estudiantes de Preparatoria suelen tener trabajos de medio tiempo

Aunque la educación japonesa es bastante exigente, la preparatoria suele dejar poca tarea.

Por esta razón, muchos comienzan a conseguir trabajos de medio tiempo antes de haberse graduado.


7. Las colegialas japonesas suelen usar sus uniformes hasta cuando no tienen clases

Astrid comenta que cuando sale con sus amigas de paseo, todas se ponen de acuerdo para llevar puesto el uniforme escolar.

La razón es porque cuando se toman fotos, todas salen de manera armoniosa con la misma ropa. Además de que los uniformes son bastante elegantes.


8. Las colegialas japonesas son fanáticas de las "Fotos Retocadas"

Astrid comenta que los paseos de una colegiala japonesa usualmente son al centro de Tokio.

Las colegialas siempre visitan tiendas de ropa lujosa o los “Purikura”, que son las cabinas donde puedes tomarte fotos con tus amigos y retocarlas excesivamente.