9 Veces en las que la Reina Elizabeth II rompió el protocolo y las razones por las que lo hizo

La Familia Real debe seguir una serie de protocolos estrictos basados en costumbres y tradiciones de la Realeza.

Sin embargo, ni siquiera la Reina ha cumplido severamente este protocolo y en algunas ocasiones lo ha roto. A continuación te presentamos algunas veces en las que la Reina rompió sus propias reglas.

1. Rompió el protocolo y asistió al funeral de una de sus empleadas en el 2019

La Reina nunca había asistido a funerales de personas que no eran miembros de la realeza.

Pero cuando su ama de llaves, Annette Wilkin, falleció en el 2019, la Reina Elizabeth dejó el Castillo de Windsor para asistir a su funeral.

Con este sencillo acto demostró lo mucho que le importaba a la Reina.

2. La Reina se prestó para aparecer en un video gracioso de las Olimpiadas 2012

Cuando los juegos olímpicos se celebraron en Londres, la Reina se prestó para protagonizar un video donde salía escoltada con James Bond, e incluso se lanzaba en paracaídas desde un helicóptero.

Muy rara vez la Reina está involucrada en producciones de entretenimiento, pero esta vez la Reina hizo una excepción.

3. La Reina se inclinó ante el ataúd de la Princesa Diana

Cuando ocurrió el accidente de la Princesa Diana, la Reina fue criticada por demostrar “frialdad” ante la noticia y los tabloides crearon teorías conspirativas, haciendo a la Reina responsable de dicho accidente.

Fue por esto que durante el funeral de Diana, la Reina inclinó la cabeza ante su ataúd, algo que jamás había hecho, porque la Reina “No se inclina ante nadie”.

4. Michelle Obama cometió el error de abrazarla, pero la Reina le devolvió el abrazo

Una de las reglas más estrictas es que nadie puede hacer contacto físico con la Reina, a menos que ella se lo pida.

Fue por eso que cuando Michelle Obama decidió abrazar a la Reina en una reunión, las cámaras no dejaron de fotografiar.

Pero la gente quedó aún más sorprendida cuando la Reina le devolvió el abrazo.

Michelle Obama luego aclaró que fue algo espontáneo, ambas estaban quejándose de que le dolían los pies por los tacos, rieron y se abrazaron.

5. La Reina se vistió de "plebeya" y se mezcló entre la multitud para celebrar el fin de la Segunda Guerra Mundial

La Princesa tenía 19 años y presenció la fiesta que había en las calles de Londres, luego de que finalizara la Segunda Guerra Mundial.

Ella y su hermana no querían perderse la diversión, por lo que se “disfrazaron” y se mezclaron entre la multitud.

6. Permitió que Diana tenga un funeral al estilo de la Realeza

Cuando Diana trágicamente murió, ella ya no era parte de la Familia Real y estaba divorciada del Príncipe Carlos.

Pero debido a la gran admiración que sentían los británicos por Diana, la Reina le permitió tener un funeral con toda la parafernalia de la Realeza.

7. Todos los años rompe el protocolo e invita a su chef a tomar una copa para Navidad

La Familia Real celebra la Navidad en la casa Sandringham, que está estrictamente prohibida para personas que no son miembros de la realeza.

La reina ha hecho una excepción en los últimos años, invitando a Darren McGrady, su chef personal que ha estado con la familia durante décadas.

8. La Reina aceptó las flores de una desconocida

Muy pocos ciudadanos tienen la oportunidad de conocer a la Reina, peor aún de darle un regalo. Pero Laura-Ann Barr, una influencer de Instagram, logró conocer a la reina y esconder un bouquet de flores que los guardias le habían advertido que no se lo entregue.

La Reina quedó encantada con sus flores y las recibió con una sonrisa.

9. Invitó a Meghan Markle a pasar la Navidad cuando todavía era su novia

Como ya sabemos, la Casa Sandringham es exclusiva de los miembros de la realeza, pero en el 2017 la Reina hizo una excepción.

Sabía que Meghan era muy especial para Harry y la invitó a la exclusiva cena navideña.