9 Razones que explican por qué las mujeres chinas practicaban “El Pie de Loto”

Una de las costumbres más sorprendentes en la historia de la humanidad, sin duda es las mujeres que practicaban “El Pie de Loto”.

Miles de mujeres chinas se sometían a esta práctica de [email protected] voluntariamente todos los días. A continuación te explicamos por qué lo hacían y las consecuencias que les trajo.

1. El vendaje de pies comenzaba a los 4 años

El proceso comenzaba cuando las niñas tenían entre 4 y 6 años, ya que a esa edad sus huesos eran más ‘maleables’ y era menos doloroso hacer esta práctica.

El proceso consistía en sumergir los pies en agua caliente y vendar los pies firmemente todos los días, para moldearlos en la forma deseada.

2. El vendaje hacía que las mujeres den pasos muy pequeños

Los pies pequeños fueron idealizados en la Antigua China, por lo que vendarse los pies fue considerado una ‘práctica de belleza’ entre la sociedad.

Las mujeres que tenían los pies vendados, debían dar pasos diminutos y minuciosos para evitar caerse.

Muchas veces era una costumbre que se imponía de madre a hija.

3. Las mujeres querían imitar la forma de la flor de loto

Aunque existen varias versiones de cuál era la motivación de estas mujeres, la más popular es la de la flor de loto.

Dicha flor era considerada algo sagrado de belleza única, por lo que las mujeres creían que podían adoptar estas características imitando su forma.

4. El pie de loto fue un engaño para esclavizar niñas

Aunque algunas fuentes aseguran que esta práctica era hecha por pura vanidad, hay quienes lo ven como un gran engaño.

Las niñas que tenían los pies vendados, por lo general tenían que permanecer sentadas ayudando a fabricar productos como hilados, telas y zapatos.

A muchas se les decía que de esa forma sería más fácil conseguir un buen esposo, pero la realidad era que sólo querían aprovecharse de su trabajo y privarlas de vivir su niñez.

5. Algunos zapatos tenían un "talón escondido" para disimular un pie pequeño

Algunas mujeres que no tenían el pie lo suficientemente pequeño, tenían que recurrir a ‘ilusiones ópticas’ para alcanzar esta moda.

Algunos zapatos tenían un talón escondido en la planta, para que la mujer doble su pie para entrar en ellos.

6. El pie podía pudrirse si no le hacían 'mantenimiento'

Muchas mujeres recurrían a métodos extremos para empequeñecer sus pies, tales como introducirse objetos filosos para provocarse heridas y que la carne vaya cediendo.

Estas heridas, junto a una falta de higiene o uñas sin cortar, podía ocasionar que el pie se pudra.

7. El vendado de pies provocaba huesos rotos y mucho dolor

Aunque la deformación del pie podía tardar varios años, las mujeres debían aguantar dolores intensos todos los días.

Muchas terminaban con los huesos rotos y pasaban largos periodos de tiempo sentadas.

8. El pie de loto ocasionó daños en el resto del cuerpo

Los pies no eran los únicos que sufrían con esta práctica. La columna vertebral y la cadera eran las más afectadas.

Las mujeres que realizaban esta práctica tenían una densidad ósea mucho más baja, lo que las hacían propensas a las fracturas de cadera y columna.

9. Hace 70 años las mujeres lo seguían haciendo

Aunque fue una práctica que inició en el siglo X, muchas mujeres lo seguían haciendo hasta en tiempos modernos.

Durante varios años los gobiernos chinos intentaron prohibir esta práctica, hasta que finalmente lo lograron en 1949.