9 Razones por las que los Buses Escolares no tienen cinturones de seguridad

Los cinturones de seguridad son herramientas que pueden salvarte la vida en cualquier accidente de tránsito.

Sin embargo, estos cinturones de seguridad no están presentes en buses escolares por diversas razones. A continuación te presentamos algunas.

1. Los buses tienen una estructura similar a la de un tanque

Si un vehiculo colisiona contra un bus escolar, las probabilidades son de que el vehiculo se lleve la peor parte, en lugar del bus escolar.

Además, la aceleración de un bus y la velocidad máxima establecida siempre es mínima, lo que asegura la integridad del bus, en caso de un accidente.

2. Los asientos están diseñados para absorber el impacto

En caso de un accidente, los asientos grandes y macizos de un bus, están diseñados para absorber la mayor cantidad de impacto.

Los asientos minimizan el movimiento de los pasajeros, en caso de que el bus frene de golpe, o sea golpeado por atrás.

3. Los niños pueden lastimarse con los cinturones

Muy pocos estados de Estados Unidos obligan a que los buses escolares tengan cinturones de seguridad.

Esto se debe a que se reportó un incremento de accidentes, porque los niños hacían un mal uso de los cinturones, incluso atacando a otros niños con los mismos.

4. Los buses son demasiado visibles para evitar los accidentes

En Estados Unidos, los buses escolares están pintados de amarillo vibrante y tienen hasta una docena de luces de parqueo que se pueden ver a lo lejos.

Estos detalles cumplen la función de que el bus no pase desapercibido, y los demás conductores tengan precaución cuando ven uno.

5. Los buses escolares no pueden ir rápido

Los buses escolares estadounidenses no pueden ir a más de 40 km/h, esa es una velocidad segura, ya que la mayor parte del tiempo ni siquiera la alcanzan.

Esto hace que en caso de accidente, la colisión no cause daños mayores.

6. Los cinturones de seguridad impedirían una rápida evacuación en caso de incendio o inundación

Aunque los autobuses no tienen que preocuparse mucho por los choques, los incendios debido a un cortocircuito, o la inundación en caso de que caiga al agua, son peligros más altos.

Si los autobuses tuvieran cinturones obligatorios, esto retrasaría la evacuación en caso de uno de estos escenarios.

7. El techo y las paredes están acolchonadas

A pesar de conducir a baja velocidad, es cierto que los autobuses pueden volcarse en un accidente.

Debido a esto, la mayoría de los autobuses tienen el techo, las paredes y la parte trasera de los asientos acolchonada.

De esta manera se puede proteger al máximo a los estudiantes en caso de que el autobus se vuelque.

8. El diseño de los asientos causan que el impacto no afecte la columna ni el cuello

En un accidente vehicular, los más afectados por el impacto son la columna y sobretodo el cuello.

Gracias al diseño de los grandes asientos de un autobus, el impacto es liberado por distintas partes del cuerpo de los pasajeros, lo que lo hace menos letal.

9. Es un gasto innecesario

Los buses son fabricados sin cinturones de seguridad, por lo que adaptar todas las flotas de un país requeriría una inversión millonaria.

Lo peor de todo es que sería un gasto innecesario, ya que los autobuses no necesitan este tipo de seguridad.