9 Industrias que fueron arruinadas por Internet

Estas grandes industrias fueron un negocio muy lucrativo hasta que llegó internet a nuestras vidas.

Muchas de ellas ya no están entre nosotros, las que sobrevivieron, tuvieron que adaptarse.

1. Enciclopedias:

En el 2012, la Enciclopedia Británica dejó de publicarse después de más de 200 años por culpa de la Wikipedia.


2. Mapas:

Los mapas impresos en papel prácticamente han dejado de existir gracias a aplicaciones como Google Maps.


3. La Revista +18:

En 2015, Playboy anunció que no mostraría más desnudos en su revista después de años en pérdida gracias a internet. Ahora solo necesitas apretar en comando CTRL + SHIFT + N en tu navegador para ver ese tipo de fotos.


4. Agencias de viajes:

Gracias a aplicaciones como Skyscanner o Trivago, ahora es posible que reserves tus propios vuelos y cuartos de hotel. En el 2013, se anunció que solo en Estados Unidos habían desaparecido 13.000 agencias de viajes de 34.000 que existían en los años 90.


5. Tiendas de libros:

Gracias a tiendas virtuales de libros como Amazon es que las tiendas más pequeñas de libros impresos se han visto afectadas a nivel mundial.


6. Periódicos:

La industria de las noticias impresas también se ha visto afectada en parte por la televisión en su momento y actualmente por el internet. Ahora es más fácil buscar noticias y enterarte de todo por medio de tu celular en vez de comprar un periódico.


7. Industria de la música:

Las ventas de discos físicos se redujeron en un 55% en el año 2009. Todo esto se debe a los nuevos métodos para distribuir música por medio de plataformas virtuales como Spotify y YouTube. Sin contar las descargas ilegales.


8. Directorios telefónicos:

En 2011, San Francisco fue la primera ciudad del mundo en prohibir la venta de las famosas páginas amarillas por la gran cantidad de contaminación que provocan y lo inservible que se han vuelto. Ahora, todos buscamos los números o servicios que necesitamos por internet.


9. Venta y alquiler de películas:

Blockbuster fue una cadena de alquiler y venta de películas que se declaró en bancarrota en el año 2010. Esta empresa tuvo que cerrar gracias a servicios como Netflix que permitían al usuario elegir la película que desea ver sin salir de su hogar.