8 Sustancias que JAMÁS debes mezclar en tu vida

Muchas personas alrededor del mundo son víctimas de accidentes graves que pudieron haberse evitado.

Muchos de esos accidentes son a causa de la mezcla de ciertas sustancias o medicamentos, que provocan una reacción indeseada en nuestro cuerpo o en nuestro ambiente. A continuación te presentamos algunas de las cosas que jamás debes mezclar en tu vida.

1. Lejía y Amoniaco: Puede causar gases tóxicos

La lejía y el amoníaco son los dos limpiadores más usados en el mundo, por lo que naturalmente muchos pueden pensar en mezclarlos para hacer un limpiador potente.

Esto jamás se debe hacer, ya que crearás “gas cloramina”. Una sustancia que emite gases que pueden quemarte el tracto respiratorio al inhalarlos.

2. Zumo de Pomelo y Algunas Medicinas: Puede causar sobredosis de medicamento

El Zumo de pomelo es bastante saludable, pero tiene la habilidad de bloquear la enzima “CYP3A4”.

Dicha enzima se encarga de metabolizar medicamentos, por lo que sin la misma, las pastillas que están tomando terminarán 100% en tu torrente sanguíneo y puedes terminar con daños hepáticos o incluso fatales.

Fuente: FDA

3. Lejía y Vinagre: Puedes mezclar el peligroso "gas cloro"

La lejía y el vinagre son otros de los limpiadores más usados, sin embargo, jamás se deben mezclar ambas sustancias.

De lo contrario se formará el peligroso “gas cloro”, altamente corrosivo y capaz de destruir tu mucosa nasal, boca e incluso ojos.

4. Omega3 y Medicina Anticoagulante: Puede causar sangrado incontrolable

El Omega3 está presente en varios suplementos saludables, pero jamás lo consumas si estás en un tratamiento con medicina anticoagulante.

Ambas sustancias tienen un efecto diluyente en la sangre, por lo que la mezcla de ambas puede ponerte en riesgo de sangrado incontrolable y excesivo.

5. Paracetamol y Alcohol: Puede multiplicar el daño en tu hígado

El Paracetamol es un analgésico muy habitual pero es considerado un medicamento “hepatotóxico”, es decir, nocivo para el hígado.

Si se mezcla paracetamol y bebidas alcohólicas, estarás multiplicando el daño que le estás haciendo a tu hígado.

6. Mentos y Gaseosas: Puede causar una reacción física desastrosa

Aunque la reacción no es necesariamente tóxica, provocarás un auténtico desastre en el lugar.

La reacción clásica de Mentos y gaseosa se debe a la porosidad de los caramelos que al entrar en contacto con el gas del refresco provoca la reacción.

7. Masa de galletas cruda: Puede causar intoxicación por bacterias

Aunque esto no es una combinación, comer cualquier tipo de masas en su estado crudo puede ocasionarte serios problemas de salud.

Esto se debe porque los microbios pueden haber contaminado el grano antes de convertirse en harina, por lo que la harina cruda puede estar contaminada de bacterias como la E.coli.

La única forma de eliminarlos es dejar que la masa se cocine completamente.

8. Antialérgicos y alcohol: Puede causar sedación y dificultades en funciones motoras

Es muy importante no mezclar un antialérgico y bebidas alcohólicas, ya que puede alterarse seriamente las funciones motoras.

La persona puede sufrir desde episodios de torpeza, hasta desmayos y pérdida de los reflejos.