8 Personas que sufrieron el “Síndrome de Munchausen”: Cuando los padres le inventan enfermedades a sus hijos

El Síndrome de Munchausen probablemente sea una enfermedad mental de la que muy poca gente habla, sin embargo, puede llegar a ser una de las más aterradoras.

A continuación te presentamos algunos casos que estremecieron al mundo, en la que las mujeres inventaron enfermedades a sus hijos.

1. Lisa Hayden Johnson: "La mujer con El niño más enfermo de la Inglaterra"

Lisa Hayden-Johnson dio a luz prematuramente a su hijo, según ella, su hijo tenía “Fibrosis Quística”, una enfermedad potencialmente mortal.

El niño vivía en una silla de ruedas y era alimentado por un tubo, porque además tenía diabetes.

Lisa recibió miles de regalos y dinero de gente conmovida por su caso. Incluso le regalaron vacaciones por todo el mundo.

Sin embargo, cuando los médicos decidieron analizar por su propia cuenta al niño, descubrieron que no tenía ninguna enfermedad, y que la mujer añadía glucosa a su orina, para decir que sufría de diabetes.


2. Dee Dee Blanchard: "Fue as3s1nada porque su hija no aguantó más maltratos"

Dee Dee Blanchard era una madre dulce, que había dedicado su vida a recaudar fondos para Gipsy, su hija enferma de cáncer.

Sin embargo, en el 2015, Dee Dee apareció sin vida y en su página de Facebook se podía leer el mensaje: “Esta [email protected] está muerta”.

Resulta que Gipsy nunca había estado enferma, su madre la obligaba a actuar como si tuviera cáncer. Gipsy no aguantó más y con la ayuda de un hombre que conoció por internet, cegó la vida de su madre.


3. Lacey Spears enfermaba a su hijo dándole sal en exceso

Lacey Spears era una bloguera que decía que su hijo tenía “múltiples enfermedades” y que los médicos no lograban dar con el diagnóstico.

Luego de ir a más de 20 hospitales, su hijo fue declarado con muerte cerebral por una inflamación en el cerebro.

Todo era muy raro, por lo que la policía investigó la casa de Lacey y encontró biberones, leche en polvo, comida para bebés, todo con cantidades inimaginables de sal.


4. Blanca Montano tenía una hija en el hospital que "empeoraba" cuando ella estaba a solas con ella

Blanca Montano fue una mujer de 21 años que llevó a sus dos hijos al hospital, por síntomas parecidos a la de una gripe.

Su hijo mayor mejoró significativamente y fue dado de alta, mientras que su hija recién nacida no podía sanarse.

Los doctores se dieron cuenta que la niña empeoraba, cuando la dejaban a solas con su madre, por lo que decidieron investigar.

Resultó que Blanca Montano envenenaba a su hija cuando nadie la veía.


5. Hope Ybarra drenaba la sangre de su hijo periódicamente para decir que estaba enfermo

Hope Ybarra era una ex química que padecía su “tercer cáncer”, su hijo sufría de fibrosis quística terminal y había perdido a sus gemelos.

Cuando la policía se involucró, se descubrió que Ybarra jamás había tenido cáncer, jamás había estado embarazada de gemelos, y que su hijo era sano.

Sin embargo, también se descubrió que ella manipulaba todas sus pruebas e incluso drenaba la sangre del pequeño para debilitarlo.


6. La mujer que añadía su propia sangre a las muestras de orina de su hija

En el 2016, una ciudadana inglesa fue noticia en varios diarios de la región, por manipular los análisis de su hija con su propia sangre.

La niña no presentaba problemas renales, pero sus exámenes siempre contenían sangre, por lo que los médicos comenzaron a sospechar.

Un día el personal médico encontró jeringas con sangre en el baño del hospital, justo antes de que la mujer entregara los análisis de su hija.


7. Alexandria Constantinova, la mujer que logró "escapar" de su madre que la enfermaba

Alexandria Constantinova es una víctima del síndrome de Munchausen, y es autora del libro “M is for Munchers”.

En su libro relata las agresiones constantes que tuvo por parte de su madre, sin embargo, también confiesa que logró reconocer que este comportamiento era inadecuado y logró escapar de su madre.


8. ¿Cuáles son las señales para detectar a un cuidador con Munchausen?

La mayoría de las personas con este problema son madres con niños pequeños.

Los cuidadores a menudo trabajan en atención médica y saben mucho sobre el cuidado médico. Pueden describir los síntomas del niño con mucho detalle médico. Les gusta estar muy involucrados con el equipo de atención médica y son apreciados por el equipo por el cuidado que le dan al niño.

Estos cuidadores están muy involucrados con los niños. Parecen devotos al niño. Esto dificulta que los profesionales de la salud lleguen a un diagnóstico de síndrome de Munchausen por poderes.