8 Curiosidades sobre “Tammy y el T-Rex”, la película más bizarra de los 90’s

“Tammy and the T-Rex” es una de esas películas que no son de calidad, no tienen un guion sólido, pero a pesar de todo te cambia la vida.

A continuación te presentamos una colección de datos curiosos sobre esta extraña película que se produjo en los gloriosos años 90.

1. La película cuenta la historia de un chico cuyo cerebro es trasplantado a un dinosaurio mecánico

La película cuenta la historia de Tammy, una adolescente cuyo novio llamado Mihcael, sufre un accidente que termina cobrándole la vida.

Sin embargo, a un científico loco se le ocurre la idea de trasplantarle el cerebro a un dinosaurio mecánico para que el chico jamás mu3ra.

2. La película sólo se hizo porque el T-Rex animatrónico se estaba empolvando en un depósito.

El director Stewart Rafill comentó que un desconocido lo contactó y le dijo: “Tengo un dinosaurio, hagamos algo con él”.

“Cuando fui a verlo, era un dinosaurio animatrónico, los ojos se movían y las patas funcionaban, así que nos pusimos manos a la obra y terminé el guion en una semana”-

3. Existe una escena de Tammy bailándole al cerebro de su novio

En una de las escenas, el cerebro de Michael es conectado a una videocámara “para que pueda ver”.

Y si esto te parece raro, en dicha escena Tammy comienza a bailar de manera sugerente al cerebro de su novio, mientras este comienza a hacer corto circuito.

4. Fue uno de los primeros papeles de Paul Walker

Paul Walker interpretó al protagonista de la película y fue una de sus primeras películas siendo mayor de edad.

El director dijo que Walker se comportó muy paciente y amable, a pesar de que tenía que actuar en situaciones extrañas.

5. La película fue grabada en el barrio del director para abaratar costos

La película tenía muy bajo presupuesto, por lo que el director Stewart Rafill decidió grabar en su vecindario para abaratar costos.

Rafill pidió prestadas casas y propiedades privadas de sus vecinos para poder filmar su bizarra película.

6. El director está sorprendido de que la película tenga fanáticos

Aunque la película fue un fracaso comercial en sus inicios y fue destrozada por la crítica, con el tiempo ha ido ganando una fanbase de seguidores.

El director reconoce que su película no es de calidad, pero es una de esas películas que es tan mala, que resulta fascinante para muchos.

7. Nadie sabe dónde está el T-Rex animatrónico en la actualidad

El director Stewart Rafill dijo que el desconocido que le propuso hacer una película, le prestó el dinosaurio por dos semanas.

Después de eso, se lo llevó a Texas a un parque de diversiones temporal, y nunca más supieron lo que pasó con el T-Rex animatrónico.

8. El director también dirigió "Mac and Me" otro clásico bizarro

Stewart Rafill confesó que le gusta hacer películas raras, por lo que también hizo la película “Mac and Me”.

Dicha película es una copia de “E.T. El Extraterrestre” y no tuvo miedo a decir que se había inspirado en ella.