8 Curiosidades sobre el detrás de cámara del show japonés “Mi Primer Mandado”

Es muy probable que Netflix te haya mostrado su nueva adquisición, “Old Enough”, un show japonés muy popular en su país de origen, que ya lleva unos buenos años en la televisión nipona.

Pero te preguntarás, ¿Cómo pueden enviar a un niño de 2 años a la calle?, a continuación, te mostramos algunas curiosidades del detrás de escena, y cómo surgió la idea por este tipo de programa de tv:

1. "Old Enough" ha estado al aire durante 31 años en la televisión japonesa:

En Japón, el show se titula “Hajimete no Otsukai” (Mi primera misión), y como ya vimos, se muestra a los niños pequeños, completamente solos, haciendo compras o usando por primera vez el transporte público.

Este show ha estado al aire durante 31 años (desde 1991), con dos programas de 3 horas, emitidos cada año. Por lo que cuando se transmite un episodio, se genera un verdadero fenómeno.


2. Este show se inspiró en un libro llamado "El primer recado de Miki":

Se trata de un libro infantil de 1977 de Yoriko Tsutsui, que cuenta la historia de su hija de 5 años saliendo a realizar su primer recado.

La niña debe ir a comprar lecha para que su hermano menor pueda alimentarse.


3. Toda la ruta es inspeccionada por los padres y el personal de producción:

La razón por la que se lanzan pocos episodios anualmente, se debe a que todas las rutas de los mandados son altamente inspeccionadas por los padres y la producción.

Esto con la finalidad de verificar si existen caminos peligrosos o “personas sospechosas” en la ruta.


4. Los niños elegidos pasan por un gran proceso de selección:

Para determinar si un niño tiene la capacidad mental de realizar su “primer mandado”, deben pasar por entrevistas.

Esto asegura a la producción, que el niño o niña podrá completar el show que pretenden filmar para la tv.


5. Los vecinos del lugar son informados para que no se asusten al ver a un niño solo:

En el recorrido de la ruta, se informa a todos los vecinos del lugar, para que estos no llamen a la policía, sin ven a un niño caminando solo.

Esto también sirve de ayuda a los niños, pues si en algún punto de la filmación se sienten perdidos, los vecinos los ayudan a continuar su camino.


6. Los camarógrafos y el equipo de seguridad tienen escondites para que los niños no los vean, aunque a veces, esto no sucede:

Debido a que el programa pretende generar en los niños, la confianza de lograr hacer algo de “grandes” por sí solos, la producción se esconde para filmarlos.

Al menos en lo más posible, pues existen tomas en zonas que pueden ser más complejas, en las que los camarógrafos no se esconden. Esto motiva a los niños a no asustarse, pues tienen a alguien a quién recurrir en caso de que se sientan aterrados.


7. Una productora filma los mismos documentales cortos por una tarifa que comienza con $120 dólares:

En Tokio, Wagakoto, una productora ofrece el servicio de filmar a los niños haciendo su primer recado, tal y como sucede el famoso show.

El fundador, Jun Niizuma, dice que los padres le pagan alrededor de $120 dólares (a más), porque quieren un registro de cuán independientes se habían vuelto sus pequeños hijos. Los japoneses lo consideran “un rito de iniciación”.


8. En Japón, el show también tiene algunas críticas:

Las principales críticas se basan en que estos mandados a niños pequeños, equivalen esencialmente a una presión innecesaria contra los infantes.

Y que además el show, y los padres, exponen a sus hijos al peligro, a pesar de que Japón es considerado uno de los países más seguros.

“Japón está lleno de peligros en realidad. Este mito de la seguridad es fabricado por los medios de comunicación” dijo Nobuo Komiya, un criminólogo de la Universidad Rissho en Tokio.