7 Personas con mala suerte pero con una inteligencia suprema

Todos hemos tenido periodos de mala suerte en la vida, pero lo que hace la diferencia es cómo afrontas esos problemas.

A continuación te detallaremos 7 historias de personas que tuvieron un episodio de mala suerte, pero que su inteligencia y audacia los hizo salir victoriosos de esa mala racha.

1. El médico que viajó a la Antártida, le dio apendicitis y se operó él mismo

En 1961, el médico Leonid Rogozov, se encontraba en una expedición en la Antártida, cuando empezó a sentirse mal, estaba débil y tenía náuseas.

Era su apéndice, estaba a punto de explotar y en ese tiempo, trasladarlo al hospital más cercano podía tardar días.

Rogozov decidió practicarse una cirugía él mismo. Se recostó y con la ayuda de un espejo para ver mejor, hizo la incisión y logró sacar su apéndice.

2. El hombre que inventó la 'operadora telefónica automático' para que despidan a la esposa de su enemigo que era telefonista

En 1892, Almon Strowger tenía un negocio funerario, que de la noche a la mañana se vino abajo por las escasas ventas, mientras que su competidor estaba mejor que nunca.

Fue cuestión de tiempo para que Almon descubriera que la esposa de su competidor era operadora telefónica, y cada vez que llamaba un cliente de Almon, lo conectaba al negocio de su esposo.

Enfurecido con su descubrimiento, Almon Strowger inventó una máquina automática que conectaba las llamadas sin necesidad de intervención humana. Strowger la patentó y se hizo millonario tiempo después.

3. Samuel Morse inventó el Código Morse porque recibió una carta que anunciaba el fallecimiento de su esposa, tres días después de su funeral

Samuel Morse era un pintor que había dejado a su esposa embarazada en Connecticut, para realizar un trabajo en Nueva York.

Cuando estaba en plena faena, Morse recibió una carta que anunciaba el deceso de su esposa, por lo que Morse decidió volver a su hogar, sólo para darse cuenta que ella ya estaba enterrada.

Entristecido por la lentitud del correo, Morse decidió inventar el ‘Código Morse’ y posteriormente el telégrafo, para que todos tengan una comunicación instantánea.

4. El médico que acabó con la vida de 93 soldados enemigos, que amenazaban con aniquilar a sus pacientes

En 1944, Benjamin Lewis Salomon era un dentista que trabajaba en un Hospital en plena Segunda Guerra Mundial.

Salomon estaba solo, cuando descubrió que un soldado enemigo japonés estaba amenazando a uno de sus pacientes. Salomon le disparó y continuó con su trabajo.

A los pocos minutos, volvieron a aparecer dos soldados japoneses y Salomón les disparó. La situación se repitió varias veces, hasta que al final del día Lewis había acabado con 93 soldados que pretendían aniquilar a todos los heridos y enfermos.

5. El hombre que cruzó el Océano Pacífico en una balsa precaria para demostrar que era posible

En 1947, Thor Heyerdahl publicó su teoría de que los pueblos de la Polinesia habían sido colonizados por pueblos de Sudamérica.

Cuando nadie le creyó, Heyerdahl decidió construirse una balsa precaria con tecnología antigua y zarpó desde Perú, hasta el archipiélago de Tuamotu.

Thor pudo haber perdido la vida, pero logró llegar sano y salvo.

6. El médico cuya hija casi muere de paperas, inventó la vacuna él mismo en tiempo récord

En 1963, la hija del doctor Maurice Hilleman enfermó gravemente a causa de las paperas, y el doctor temía lo peor.

Hilleman no se dio por vencido y decidió tomar una muestra de las paperas de su hija y desarrollar una vacuna en tiempo récord.

Hilleman no esperó ninguna aprobación de la FDA y se la inyectó a su hija quien se recuperó satisfactoriamente. La vacuna de Hilleman es usada hasta el día de hoy.

7. El hombre que ahuyentó al ejército alemán con 'Terror Psicológico'

En 1945, Leo Major se encontraba de encubierto en una ciudad Holandesa, cuando empezó a esparcir el rumor entre los habitantes, de que se avecinaba un ataque masivo nunca antes visto por parte de los canadienses.

Major se inventó que millares de canadienses se aproximaban con bombas y tanques, hasta que eventualmente llegó a oídos alemanes.

El día del supuesto ataque, Major comenzó a lanzar granadas y provocó un incendio en un cuartel alemán.

Al enterarse de esto, los alemanes comenzaron a retirarse rápidamente y así fue como se liberó el pueblo.