12 Cosas terribles que vivió Gia Carangi, la primer SUPERMODELO del mundo

Gia Carangi es para muchos la primer mujer en convertirse en supermodelo en los años 80. Sin embargo, su carrera que al principio parecía destinada al éxito, terminó de muy mala manera.

A 31 años de su deceso, te traemos algunos datos curiosos de Gia Carangi, la supermodelo que vivió una vida repleta de excesos y dolor.

1. Su madre la abandonó cuando apenas era una niña:

Gia tenía 11 años, cuando su madre, una ex modelo de catálogos, huyó de su matrimonio violento.

La mujer temía por su vida, pues era habitual que el hombre con el que se había casado, la golpeara. Esta ausencia materna provocó un gran daño emocional en Gia.

2. Su padre la menospreciaba y se burlaba de ella:

“Mi papá siempre estaba trabajando, y cuando estaba cerca, prestaba más atención a mis hermanos”, escribió en su diario.

“Trataba de llamar su atención y él me rechazaba menospreciándome, burlándose de mí, frente a mis hermanos. Siento que mi padre nunca me dio lo que necesitaba, amor, comprensión, tiempo…”

3. Su madre la envió a terapia, cuando se enteró de que a Gia le gustaban las mujeres:

En la adolescencia, Gia se sintió atraída por otra chica, y cuando su madre se enteró de esto, la envió a terapia con la esperanza de que supere “su problema”.

Gia asistió al terapeuta para darle el gusto a su madre, afortunadamente, este le dijo que no había nada de malo con sus sentimientos y la ayudó a tener más confianza en ella.

4. Fue abusada en varias ocasiones:

A lo largo de su vida, Gia sufrió una serie de agresiones [email protected] (incluso cuando era una niña), que le ocasionaron muchos desequilibrios mentales.

“La habían vi0lado un par de veces. Vi0lación en una cita, o como quieras llamarlo. Estaba muy enojada por eso” dijo un amigo suyo, Rob Fay, para su biografía (Things of Beauty).

5. No le gustaba ser modelo, pero se convirtió en una para complacer a su madre:

Según su entonces pareja, Gia se “sentía como un pedazo de carne” cuando trabajaba como modelo. Sus amigos especularon que la joven se convirtió en modelo para complacer a su madre.

Gia estaba interesada en la fotografía, incluso tomó clases, que se vieron interrumpidas por su apretada agenda como modelo. “Tenía planes de hacer un gran revuelo en el cine (como directora de fotografía)” relató su amiga.

6. Se sumió en las [email protected], después de que su mentora falleciera:

Gia había comenzado a fumar estupefacientes desde que era adolescente, pero el fallecimiento de su mentora en 1980, hicieron que sus adicciones se salgan de control.

“No sé lo que está pasando en mi vida, nada me parece o se siente bien” escribió en su diario, además de describir que lloraba todos los días por la tristeza que le ocasionaba el fallecimiento de la modelo Wilhelmina Cooper.

7. Fue incluida en la lista negra por culpa de sus adicciones:

Aunque Gia era una celebridad de primera categoría, sus adicciones provocaban que llegara tarde, en mal estado, y con mal humor a su trabajo.

“Alcanzó su punto máximo en 1090, pero continuó trabajando intermitentemente hasta 1984, cuando finalmente fue excluida, escribió su biógrafo.

8. Llegaba con marcas en los brazos a sus sesiones fotográficas:

Las marcas en sus brazos eran demasiado evidentes, y durante una sesión para Vogue las alarmas comenzaron a sonar.

Su nueva representante no tardó en despedirla por considerarla poco profesional.

9. Su última portada, la mostraba escondiendo los brazos:

En ese punto de su vida, Gia se limitaba a ganar algo de dinero para consumir todo tipo de estupefacientes, y luego desaparecía por semanas, hasta que necesitaba conseguir más efectivo.

Su amigo fotógrafo le regaló la última portada relevante de su carrera. Gia posaba sonriente para Cosmopolitan (1982), mientras escondía sus brazos marcados detrás de su vestido.

10. Se inyectó tantas veces en el mismo lugar, que necesitó una cirugía de emergencia:

Debió someterse a una cirugía, pues el lugar en el que se inyectaba era prácticamente “un túnel infectado abierto que conducía a su vena” describió su biógrafo.

Gia solo tenía 21 años en ese momento (1981) y se había inyectado [email protected] tantas veces en el mismo lugar, que debieron operarla de emergencia.

11. Compartía las agujas con otros adictos, y se contagió de SIDA:

La falta de dinero y las adicciones fueron la peor combinación para Gia, se dice que comenzó a vender su cuerpo para cubrir su adicción, y el poco cuidado con las agujas fueron su perdición.

En poco tiempo Gia se encontraba enferma, había contraído SIDA y su salud se estaba deteriorando rápidamente.

12. Dormía en la calle, y falleció a los 26 años:

Su fallecimiento (1986), sin embargo, cambió la visión de la gente que en ese momento creía que el SIDA era solo una enfermedad “gay”.

Más tarde, Angelina Jolie la interpretaría para una adaptación de HBO de 1998, en la película “Gia”.