10 Cosas que pasaron en último año de vida de Brittany Murphy

El nuevo documental/serie de HBO, ‘What Happened, Brittany Murphy?’, ha revelado los últimos momentos de la tan amada actriz.

Las razones de su fallecimiento, además de abordar las dudas sobre la culpabilidad de la madre y el esposo en su temprana partida de este mundo.

Brittany fue acusada de sufrir un desorden alimenticio y de ser adicta a los estupefacientes:

Su extrema delgadez provocó una serie de rumores que ella siempre negó.

La actriz había dado una entrevista a Fox News, tan solo 2 semanas antes de fallecer, en la que hablaba sobre su delgadez:

“Estoy un poco más delgada ahora de lo que me gustaría estar” dijo, justificando su baja de peso por ser bailarina durante mucho tiempo, “Todavía tomo lecciones de ballet ahora, lo que le hace a tu cuerpo es increíble”.


Brittany comenzó a tener problemas como actriz a raíz de estos rumores:

Se decía que fue despedida de la película “The Caller” durante el primer día de rodaje (por culpa de Simon), pero los productores dijeron que fue una decisión mutua con Brittany.

Renunció a darle voz a Tinker Bell, pero Disney declaró que se debía a un “problema de horarios”, y fue despedida de “Happy Feet 2” por los rumores.

Según su esposo, Brittany lloraba por horas por su carrera estancada, pues no conseguía un protagónico desde 2004.


Su esposo se convirtió en un controlador excesivo

Ella lo conoció en 2006, Simon Monjack era poco conocido como escritor y director, su vida nunca fue muy pública, y fue aún peor luego de que se casara con Brittany en 2007.

“Luego de la boda, ellos estaban encerrados en esa casa 24 horas al día” dijo una amiga cercana.

Algunos videos muestran lo controlador que era con la actriz, “hacia cosas como limitar el número de autógrafos que les entrega a sus fanáticos” revela el documental.


Su esposo empezó a actuar extraño:

“Simon parecía estar intoxicado, se movía de un lado al otro y no era coherente por completo. Hubo varias pequeñas señales que no se sentían bien” dijo.

El investigador también se cuestionó, cómo era posible que dos personas que veían que Brittany estaba tan enferma, hayan dejado que su salud empeore hasta ese punto.


Brittany y él estuvieron en Puerto Rico dos semanas antes de que la actriz falleciera:

Simon relató que luego de su viaje a Puerto Rico, tanto él, como su suegra, y la actriz, comenzaron a tener síntomas de haber contraído una gripe fuerte.

Su habitación estaba repleta de pañuelos sucios, botellas de agua a medio beber, y todo tipo de analgésicos y antigripales.

“El lado de la mesa de Simon tenía 90 frascos de medicamentos, muchos de ellos, etiquetados a nombres de terceros” dijo la policía.


El día que falleció, Brittany se levantó para ir al baño, y allí colapsó:

La mañana del 20 de diciembre de 2009, Brittany fue al baño, y su madre, Sharon, la encontró inconsciente en el piso.

La madre relata que abrieron el grifo de agua fría de la regadera, e intentaron revivirla, para luego llamar a emergencias.


Su esposo estaba en contra de que se le realice una autopsia:

“A veces eso sugiere que alguien no quiere que se sepa, que había en su organismo” dijo el investigador a cargo.

La policía le dijo que eso ya no sería decisión suya, y que realizarían la autopsia pues necesitaban saber, por qué había fallecido.


Una serie de fotografías de Sharon y Simon, mostró su "duelo" de una manera extraña:

Debido a que los 3 vivían en la misma casa, Sharon y Simon continuaron viviendo bajo el mismo techo luego de que Brittany falleciera.

Un fotógrafo tomó una serie de fotografías que para muchos resultaron “incómodas y extrañas”.

“Parecían unos padres en duelo más que un esposo con su suegra, fue algo extraño” dijo un amigo de Brittany.


Simon realizó un infame video en el que mostraba dónde había fallecido Brittany:

En el video muestra parte de la casa, las fotos que fueron usadas en su funeral, la ropa que había dejado, y posteriormente muestra el baño en el que falleció.

“Este es el baño tristemente célebre que nadie ha podido venir a limpiar, este es el sofá para el perro, en donde ella cayó. Y la pusieron aquí, de este lado, junto al diván, cuando llegaron los paramédicos la pasaron por aquí hacia la habitación” relata.


Una periodista relató que Simon le había confesado que su suegra se metía a la cama con él:

“Recuerdo entrar a la casa, y la habitación principal tenía la cama desordenada de los dos lados, y pensé… esto es raro porque… Brittany ya no está”.

“Y se lo pregunté, y me dijo Sharon a veces se mete a la cama conmigo a veces y lloramos” relató la periodista.


Brittany le dejó todo a su madre, en un testamento:

Debido a que Sharon recibió todo el dinero de su hija, Simon se vio obligado a buscar formas de generar dinero.

Muchos amigos y familiares de la actriz recibieron un correo en el que Simon les pedía donaciones de dinero para una supuesta fundación de ayuda, y aportando dinero tendrían permitido entrar al homenaje de Brittany, algo que para muchos fue “vulgar y avaricioso”.


La autopsia determinó que Brittany falleció debido a una neumonía aguda y anemia severa:

La doctora a cargo de su autopsia reveló que Brittany estaba sufriendo una anemia severa, y que si se habría realizado un examen 1 o 2 semanas antes, habría sido enviada a urgencias para una transfusión de emergencia.

También sufría una neumonía aguda, que la estuvo afectando por un tiempo, pero que no fue tratada por un médico. Pues de haber sido así, ella continuaría con vida.

La prueba toxicológica no mostró ninguna sustancia alcohólica, ni abuso de sustancias en su sistema.


Simon falleció 5 meses después, por causas similares:

El 23 de mayo del 2010, a los 39 años, Simon fue hallado sin vida en la misma habitación que Brittany.

El forense determinó que Simon Monjack había fallecido de anemia y una neumonía aguda. Esto levantó la teoría de que ambos habían sido víctimas de un moho tóxico en la casa.

Los forenses, sin embargo, negaron que esta haya sido la razón.


Brittany odiaba la casa en la que falleció, y deseaba mudarse para tener hijos:

La casa había pertenecido a Britney Spears y Justin Timberlake, la actriz la compró en 2003, por $3,9 millones de dólares, pero al parecer se arrepintió poco después, pues sentía que esta traía mala suerte.

“Cada vez que conducíamos hasta Sunset, Brit decía: ‘Por favor, ¿podemos quedarnos en el hotel Beverly Hills?’ Yo diría: ‘Cariño, tienes que ser realista. Tenemos nuestra casa, una casa de 10,000 pies cuadrados. Vamos a quedarnos en ella” comentó Simon.