10 Cosas perturbadoras que pasaron en el sótano de Stanford durante “El experimento de la Prisión”

En 1971 la Universidad de Stanford inició un experimento en el sótano de su campus del módulo de psicología.

Construyeron una prisión falsa y encerraron a varios estudiantes voluntarios para estudiar su comportamiento.

1. Varios estudiantes fueron "encarcelados"

El experimento reclutó a 24 estudiantes responsables que se ofrecieron voluntariamente para ser “encarcelados” para un experimento de la Universidad.

Los psicólogos de la Universidad se aseguraron que sean estudiantes sin problemas mentales o de personalidad y que estén completamente sanos.

2. Los estudiantes fueron arrestados por policías reales

En el día 1 del experimento, los estudiantes fueron arrestados en sus casas por policías reales.

Una patrulla se presentó en su casa, los esposaron y se los llevaron con los ojos cubiertos a la cárcel.

3. La prisión falsa estaba en el sótano de la Universidad

La prisión fue construida en el sótano de la Universidad de Stanford.

Las celdas tenían puertas de hierro, no tenían ventanas y sólo tenían una cama.

4. Eligieron quienes serían "Guardias" y quienes serían "Prisioneros"

Con el lanzamiento de una moneda se decidió quienes harían de guardia y quienes harían de prisioneros en el experimento.

Los prisioneros fueron vestidos con una bata blanca y se les asignó un número, mientras que a los guardias se les dio un uniforme, un silbato, un palo y gafas de sol espejo para evitar el contacto visual con los prisioneros.

5. Todo estaba permitido menos la violencia física

Los guardias podían usar cualquier método para imponer el orden en la prisión, menos la violencia física.

Esta regla era fácil de quebrar, debido a que las situaciones sugerían que ellos tenían el control completo de los prisioneros.

6. Los guardias empezaron a castigar a los prisioneros a las pocas horas

Luego de algunas horas, se registró que los guardias empezaron a molestar a los prisioneros y los empezaron a castigar haciendo flexiones.

Incluso uno de los guardias se subió encima de un reo mientras hacía flexiones. A pesar de esto, el día 1 transcurrió sin incidentes.

7. El día 2 los prisioneros se rebelaron

El día 2 los prisioneros se negaron a seguir las reglas de los guardias y bloquearon la entrada de sus celdas con sus colchones.

Los guardias los combatieron disparándoles con extintores.

8. Los guardias les negaron el uso del baño

Los guardias empezaron a endurecer sus castigos, negándoles el derecho de ir al baño a los prisioneros problemáticos.

Sólo se les permitía ir al baño 1 vez al día y luego debían lavar los baños con sus propias manos.

9. Un prisionero comenzó a volverse loco

A 36 horas del experimento, el prisionero 8612 comenzó a mostrar síntomas de un trastorno emocional.

Empezó a llorar, gritar, tener pensamientos desarticulados y mucha ira.

Los psicólogos decidieron retirarlo del experimento.

10. Al sexto día el experimento fue cancelado

Conforme pasaban los días, los comportamientos empeoraron. Los guardias se hacían más severos con sus castigos y los prisioneros se volvían más violentos.

El experimento debía durar 2 semanas pero al sexto día, los psicólogos pararon el experimento por temor a que puedan causar daños psicológicos en los estudiantes.

11. ¿Por qué se hizo este experimento?

El experimento fue financiado por la Marina de Estados Unidos y fue diseñado por el psicólogo Phillip Zimbardo.

El objetivo era tratar de entender el comportamiento de las personas que conviven en las prisiones y determinar la causa de comportamientos inhumanos que suceden en estos lugares.

Finalmente concluyeron que la violencia de las prisiones no se debe completamente a la personalidad de los prisioneros o guardias, sino al ambiente hostil, aislamiento y posición de poder que los guardias y prisioneros tienen.

Fotos: “The Stanford Prison Experiment”