9 Mentiras que creíamos que eran ciertas gracias a los Looney Tunes

Looney Tunes fue una gran influencia de nuestra niñez, algunos conceptos erróneos se quedaron en nuestra cabeza.

Aquí te traemos 9 errores que Looney Tunes nos hizo creer que eran ciertos:

1. Los conejos aman la zanahoria: Si pensamos en Bugs Bunny, lo recordamos diciendo; ¿Qué hay denuevo viejo? mientras mastica su deliciosa y AZUCARADA zanahoria.

Los conejos y las liebres en la naturaleza evitarían las zanahorias y otros vegetales de raíz, que estén llenos de azúcar, pues su cuerpo no está equipado para digerirlos adecuadamente.

Los conejos comen hierba, heno y otras verduras, un conejo domesticado puede comer zanahoria, pero no con regularidad, pues además de provocarle obesidad, le acarreará problema en el hígado e intestinos.

2. El demonio de Tasmania devora todo lo que encuentre a su paso y es muy rápido: Sus mandíbulas son lo suficientemente fuerte para cazar animales que triplican su tamaño, pero prefieren comer carroña y restos de animales,

Tiene el tamaño de un perro pequeño, y es bastante lento, 13 km/h en distancias cortas.

3. Los gatos aniquilan ratones y pájaras para comérselos: Los gatos son los responsables de la extinción de más de 60 especies de aves, de algunos mamíferos y reptiles pequeños.

Silvestre persigue a Piolín con la intensión de comérselo, pero los gatos domésticos solo cazan por placer… e instinto por supuesto.

4. Un correcaminos puede superar a un coyote: Un coyote adulto en persecución, puede llegar a los 69 km/h, mientras que el correcaminos llega a los 29 km/h.

Así que el coyote debió disfrutar de comerse al correcaminos desde la primer persecución.

5. Todos los patos viajan al Sur durante el invierno: Los patos al igual que la gran mayoría de aves migratorias, viajan de un hábitat a otro buscando mejores posibilidades de sobrevivir, algunos si tienen comida suficiente prefieren quedarse, otros viajan al Oeste, e incluso algunos al Norte.

Mientras, los patos domesticados no migran, esto se debe a que tienen las alas cortadas o están demasiado gorditos para intentarlo.

6. Los perros detestan a los gatos: Los perros no odian a los gatos ni viceversa, más aún si se crían juntos desde pequeños, lo que provoca que un perro persiga a un gato es el instinto de caza, los gatos son rápidos y a los perros les gusta perseguir cosas que se muevan muy rápido.

Si un gato X aparece en su territorio, es muy probable que tu perro reaccione mal, pero es porque siente que su territorio está siendo invadido, esto ocurre con ardillas, ratones, etc.

7. Gavilancito era una especie de "Halcón pollo" que no existe: Gavilancito siempre persiguió al Gallo Claudio para comérselo, su nombre en inglés es "Henery the Chickenhawk" es decir, es descrito como una especie de halcón pollo, algo que no existe.

En EEUU hay 3 tipos de halcón, y solo el halcón de cola roja (no como la de gavilancito) come pollo o gallo.

8. Los conejos cavan sus madrigueras muy rápido: Si bien Bugs Bunny cava su madriguera en cuestión de segundos para escapar de sus enemigos, un conejo en la vida real podrá tardar semanas en terminar un hoyo, estos están interconectados para tener acceso al área que eligieron para vivir.

9. Meter el dedo en la escopeta según Mythbusters: Aunque está claro que ahora que somos adultos, hacer algo así no terminaría bien, la lógica detrás de esa idea es que al meter el dedo en el cañón, el espacio de aire bloqueado, dejaría el gas en expansión, convirtiéndolo en una bomba.

Mythbusters probó que tanto el dedo como la mayor parte del brazo quedarían desintegrados al disparar la bala, así que no, Bugs Bunny no se salvaría.

Comenta ahora o calla para siempre: