10 Personas que tuvieron peticiones locas a la hora de ser enterrados

Todos hemos pensado alguna vez cómo nos gustaría que nos entierren una vez que dejemos este mundo.

Pero las personas que veremos a continuación tuvieron ideas alocadas.

1. André Tchaikowsky donó su cráneo para que sea usado en obras de teatro El pianista André Tchaikowsky donó su cuerpo a la ciencia y su cráneo lo destinó para que sea usado en obras de teatro.

El cráneo fue usado por David Tennant en la obra Hamlet.

2. Un editor de Marvel pidió que sus cenizas sean mezcladas en el papel de los cómics Mark Gruenwald pidió que sus cenizas sean mezcladas en la tinta y que esta sea usada para imprimir los cómics del Escuadrón Supremo.

Marvel cumplió su petición y los ejemplares fueron vendidos como una edición limitada.

3. El inventor del Frisbee convirtió sus cenizas en Frisbees Ed Headrick pidió que sus cenizas fueran mezcladas en un Frisbee.

Sus cenizas alcanzaron para hacer una docena de Frisbees, los cuales fueron regalados a varios familiares y amigos cercanos.

4. La mujer que se convirtió en fuegos artificiales Judi Flanagan pidió que sus cenizas sean mezcladas entre fuegos artificiales.

La noche de su funeral estos fueron lanzados en el parque donde solía jugar con sus hijos.

5. El asesino que pidió que le revisen el cerebro para ver lo que estaba mal con él Charles Whitman fue un asesino que dejó una nota antes de quitarse la vida.

En la nota pedía que le hagan una autopsia para saber si había algo en su cerebro para justificar su comportamientos psicópatas.

El forense sí encontró un tumor en su cerebro, pero nunca se pudo saber si esto era el causante de su comportamiento.

6. El gigante que fue engañado después de muerto Charles Byrne fue un hombre de 2.3 metros que pidió que lo lancen al océano.

Cuando la funeraria se enteró de esto, decidió llenar su cajón con piedras para simular que él estaba ahí; y el cuerpo fue vendido a un colegio de cirujanos de Inglaterra.

Su cuerpo ha estado 200 años en exhibición.

7. El músico que fue quemado en el desierto Gram Parsons quería que su cuerpo fuera incinerado en el desierto.

El problema era que eso no está permitido en su estado, así que sus amigos idearon un plan para burlar a la funeraria, robarse el cajón y llevarlo al desierto.

Una vez ahí empaparon el cajón con gasolina y le prendieron fuego.

8. La Reina Victoria pidió que la entierren con el yeso de la mano de su esposo fallecido. Esta extraña petición fue cumplida.

9. Un hombre fue convertido en carnada para peces Ron Hopper tenía un grupo de amigos con los que iba a pescar, pero debido a su cáncer terminal, tuvo que dejar de asistir a estas reuniones.

Hopper decidió que sus cenizas sean mezcladas con la carnada, para acompañar a sus amigos en una última noche de pesca.

10. Napoleón pidió que se hagan joyas con su cabello Napoleón pidió que sus mechones de cabello sean usados para hacer manillas y joyería para sus familiares y amigos.

Lo sorprendente es que la marca de relojes DeWitt compró un mechón de cabello de Napoleón y empezó a vender relojes con fragmentos de su cabello dentro.

Cada reloj costaba 8 mil euros.

Comenta ahora o calla para siempre: