Galería: Retratos de adictos al Krokodril en Rusia

El krokodil es probablemente la droga más aterradora de cuantas sustancias adictivas existan hoy en el mundo.

La droga debe su infame nombre a las escarificaciones que va provocando en la piel de los adictos, las cuales semejan la rugosa piel del cocodrilo; sin embargo, lo aterrador comienza cuando la piel se va desprendiendo hasta dejar huesos expuestos.

De ahí que la revista TIME haga eco del nuevo apodo del krokodil: “la droga zombie”. Esta droga tiene efectos muy similares a la heroína, pero cuesta apenas una fracción de su costo.

El fotógrafo italiano Emanuele Satolli pasó el último año en la ciudad de Ekaterinburgo, en los Montes Urales, documentando la vida de media docena de adictos al krokodil. Al igual que otras drogas duras, la vida de estos hombres y mujeres gira en torno al momento de su próxima dosis.

Comenta ahora o calla para siempre

Compartir