Galería: Conoce la historia de Sir Thomas, el gato al que le vertieron ácido en la cabeza

El mundo está repleto de gente cruel que dificulta la vida de aquellos que no lo merecen, de esos angelitos sin alas que no eligieron vivir sus vidas en la miseria y la hambruna, y que lamentablemente no pueden pedir ayuda, si no sólo esperar a que aparezca una persona de buena voluntad que decida ayudarlos.
Esto fue lo que le sucedió a Sir Thomas, que con un poco de suerte dentro de su desventura consiguió una segunda oportunidad gracias a Santuario Milo.

Anuncios